Idiomas:
Inicio » Impacto climático de gas de esquisto » Nivel 1

Posible impacto climático de la producción de gas de esquisto en la UE

Impacto climático de gas de esquisto inicio

Contexto - El proceso de fractura hidráulica, también conocido como “fracking”, permite extraer gas de los yacimientos de esquisto.

¿Cómo repercute esta técnica de extracción en el clima y las emisiones de gases de efecto invernadero?

Este es un resumen fiel del informe publicado en 2012 por la DG de Medioambiente (EC DG ENVI): " AEA: Climate impact of potential shale gas production in the EU" 

  • Fuente:EC DG ENVI (2012)
  • Resumen & Detalles: GreenFacts

Los esquistos son un grupo de rocas porosas formadas a partir de depósitos de barro, limo, arcilla y materia orgánica, que pueden contener gas natural. Para extraer el gas de los yacimientos de esquisto es necesario perforar o fracturar las rocas. Con la reducción de los recursos convencionales, el interés por estas nuevas fuentes de gas es cada vez mayor. La Comisión Europea está evaluando la seguridad y repercusiones climáticas de la explotación de estos nuevos recursos en Europa.

El presente informe de AEA Technology analiza y describe las estimaciones para cada etapa del proceso de generación de electricidad a partir de gas de esquisto, teniendo en cuenta las emisiones directas e indirectas asociadas a la extracción, transporte y uso del gas, incluidas las fases de preproducción y producción (salvo la fase de exploración).

¿Cómo se espera que afecte al clima la producción de gas de esquisto en la UE?

Algunos estudios de gran repercusión mediática han concluido que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) durante el ciclo de vida del gas de esquisto pueden ser mayores que las del gas natural convencional, el petróleo o el carbón cuando se utilizan para la generación calor, con un horizonte temporal de 20 años. Sin embargo, la mayoría de los estudios indican que, globalmente, las emisiones derivadas del gas de esquisto, si bien algo superiores a las del gas convencional, conllevarían unos niveles de gases de efecto invernadero considerablemente inferiores a los del carbón (entre un 41 y un 49 % menos).

Se calcula que el total de emisiones de gases de efecto invernadero que podrían derivarse de la explotación de gas de esquisto en la UE es de aproximadamente 60-70 g de CO2 por MJ de energía térmica, o 472 g de CO2eq por kWh de electricidad generada, lo cual está ligeramente por encima (un 4-8 %) de los recursos de gas convencional. Asimismo se calcula, aunque con menos certeza, que las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la explotación de gas de esquisto en Europa serían en total algo inferiores a las vinculadas a la importación de gas convencional de países no europeos.

Al igual que con los recursos de gas convencional, la combustión del gas de esquisto es la principal fuente de emisiones de CO2. Sin embargo, también se producen emisiones en las fases de preproducción, producción, procesamiento y distribución, aunque globalmente la repercusión de estas etapas es menor. La segunda fuente más importante de emisiones es la terminación e instalación de los pozos de extracción. El proceso de fractura puede generar emisiones de metano cuando el fluido utilizado vuelve a la superficie, algo que no ocurre con la extracción de gas convencional.

Todavía existen incertidumbres sobre las emisiones de GEI en la etapa de producción. Por otra parte, la gestión de los residuos (en concreto las aguas residuales) generados por la extracción de gas de esquisto también influye en el total de emisiones de GEI.

¿Se prevé que haya otras consecuencias derivadas de la explotación de gas de esquisto en Europa?

Dado que en Europa la densidad de población es en general alta, hay quienes sostienen que la huella total de la explotación de gas de esquisto en el paisaje podría ser menor que la de la explotación actual de dicho gas en Estados Unidos o la producción de gas convencional en Europa, ya que la presión sobre los responsables para reducir el impacto paisajístico del desarrollo de pozos podría ser mayor, aunque este punto requiere un análisis más profundo. Sin embargo, existen incertidumbres acerca del nivel de reutilización y tratamiento de las aguas residuales generadas por el proceso de extracción.

Será necesario adaptar el marco normativo de la UE para tener en cuenta la explotación de gas de esquisto. En concreto, en lo que respecta a la comunicación de datos sobre emisiones, el marco actual de presentación de informes de la UE, acordado con la CMNUCC y el IPCC, no incluye datos específicos sobre la extracción de gas de esquisto. El método de presentación de informes de América del Norte podría servir como base para adaptar el marco de la UE a la realidad de la extracción de gas de esquisto.

Para obtener más información sobre el gas de esquisto también puede consultar nuestra síntesis sobre los posibles riesgos sanitarios y medioambientales asociados a su explotación en Europa: http://www.greenfacts.org/es/gas-esquisto/index.htm


FacebookTwitterEmail
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa

Video