Idiomas:
Inicio » Alteradores endocrinos » Nivel 1

Alteradores endocrinos y sus efectos sobre la salud humana y el medio ambiente

Alteradores endocrinos inicio

Contexto - Los alteradores endocrinos son sustancias químicas que pueden afectar al funcionamiento del sistema de hormonas y receptores que regulan el organismo.

¿Qué riesgos plantean estas sustancias?

La presente síntesis es un resumen fiel de varios informes de consenso científico. Para obtener una lista de fuentes completa, consulte la sección de referencias aquí.

  • Fuente:EC DG ENVI (2011 - 2012)
  • Resumen & Detalles: GreenFacts

¿Qué en un alterador endocrino?

La definición práctica de “alteradores endocrinos” convenida internacionalmente es la siguiente:

Alteradores endocrinos: sustancias exógenas o combinaciones de ellas que alteran las funciones del sistema endocrino y, por lo tanto, tienen efectos perjudiciales para la salud de organismos intactos, su progenie o partes de su población.”

El sistema endocrino está formado por todas las glándulas que segregan hormonas y los receptores hormonales del cuerpo, y desempeña un papel muy importante en el desarrollo embrionario y la reproducción. También interviene en la regulación del metabolismo en general.

¿A qué se debe la preocupación creciente por la alteración endocrina y su relación con ciertas sustancias químicas?

Se han observado efectos negativos sobre la reproducción y el desarrollo, y existen pruebas fehacientes de que las especies silvestres pueden verse afectadas. En las últimas dos décadas se ha evidenciado un aumento de muchos de los trastornos humanos relacionados con el sistema endocrino.

Numerosos estudios de laboratorio respaldan la idea de que la exposición a determinadas sustancias químicas contribuye al desarrollo de trastornos endocrinos en los seres humanos y las especies silvestres. La exposición durante los períodos críticos del desarrollo puede provocar efectos irreversibles y diferidos, que no se manifiestan hasta más adelante. Sin embargo, resulta muy complicado establecer la relación entre determinadas sustancias químicas y la alteración endocrina, especialmente cuando estas no permanecen mucho tiempo en el organismo.

¿Qué efectos de los alteradores endocrinos se examinan?

Se han tenido en cuenta cuatro grupos principales de efectos:

Impacto en la salud reproductiva humana
Uno de los efectos clave de los alteradores endocrinos sobre la salud humana. Se observan repercusiones tanto en hombres como en mujeres, que van desde la interrupción del desarrollo sexual hasta problemas de fertilidad.

Carcinogénesis hormonal en humanos
Dado que las hormonas afectan a algunos tipos de cáncer en los seres humanos, los alteradores endocrinos pueden influir en su desarrollo. Sin embargo, no se dispone de información suficiente sobre el posible impacto de los alteradores endocrinos en muchos de los cánceres hormonodependientes.

Impacto en el desarrollo y el metabolismo humanos
Los alteradores endocrinos pueden afectar a distintos sistemas hormonales, incluido el sistema tiroideo. También pueden influir en las funciones del sistema inmunológico. Existen pruebas que indican una relación entre la exposición a sustancias químicas y la actual epidemia de obesidad.

Impacto en las especies silvestres
Los principales criterios examinados en relación con la fauna tienen que ver con la reproducción y el desarrollo. Se han observado efectos en muchos grupos de animales, desde invertebrados hasta mamíferos.

¿Qué peculiaridades presenta la caracterización de sustancias alteradoras endocrinas (SAE)?

Muchas sustancias químicas son capaces de interactuar con los receptores de esteroides (“actividad endocrina”), pero a menudo no está claro si esto provoca efectos adversos.

Las sustancias alteradoras endocrinas pueden tener efectos a dosis muy por debajo de las que suelen emplearse en las pruebas toxicológicas, y podría ser necesario adaptar los métodos de evaluación de riesgos actuales.

También está el problema del efecto umbral, es decir, la dosis por debajo de la cual no se produce ningún cambio. Por ejemplo, dado que el organismo contiene cierta cantidad de estrógeno de forma natural, se puede argumentar que la incorporación de cualquier agente estrogénico externo, en la cantidad que sea, podría tener repercusiones, sin un efecto umbral.

Esto genera un grado considerable de incertidumbre, junto con el riesgo de pasar por alto efectos perjudiciales para los seres humanos y las especies silvestres. A la espera de disponer de mejores pruebas, la identificación de peligros y riesgos debe basarse también en la epidemiología.

¿Cuál es el estado de los conocimientos científicos sobre las sustancias químicas examinadas con más frecuencia?

A continuación se ofrece un resumen de los principales grupos de sustancias químicas considerados posibles alteradores endocrinos.

  • Bisfenol A. Sus efectos son múltiples, dada su capacidad de afectar al estrógeno, la progesterona y las hormonas tiroideas. Se ha demostrado que la exposición durante la organogénesis repercute negativa e irreversiblemente en el desarrollo reproductivo.
  • Ftalatos. Existen pruebas fehacientes que indican que pueden causar problemas de desarrollo en fetos masculinos al interferir en la síntesis de testosterona. Algunos ftalatos (incluidos el butilbencilftalato (BBP) y el dietilhexilftalato (DEHP) interactúan también con los receptores de estrógeno. Los efectos sobre las especies silvestres apenas se han investigado. 
  • Parabenos. Los datos epidemiológicos humanos son muy limitados. Hay algunos indicios de efectos sobre la densidad del tejido mamario, pero no existen pruebas de que esto aumente el riesgo de cáncer de mama. 
  • PCB (bifenilos policlorados). La exposición a PCB se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y otros tipos de cáncer, y con efectos sobre el desarrollo neurológico. También se han observado efectos en modelos animales. 
  • Dioxinas (PCDD y PCDF). Comparten algunos de los efectos de los PCB. Se han vinculado a la menopausia precoz, el cáncer de mama y el cáncer de tiroides
  • Éteres bifenílicos polibromados (utilizados como pirorretardantes, entre otros). La exposición durante las primeras fases del desarrollo puede afectar seriamente al desarrollo neurológico. También existen efectos potenciales sobre la reproducción
  • Compuestos perfluorados (PFC). Existen pruebas de que estas sustancias químicas interfieren en la conversión de hormonas tiroideas. También se ha establecido una relación con el aumento de los niveles de colesterol, lo que indica que podrían provocar trastornos metabólicos. Los efectos de los PFC en las especies silvestres aún no se han determinado. 
  • Plaguicidas. Se incluyen varias categorías de plaguicidas:
    • Dicarboxamidas. Existen pruebas experimentales, pero no directas, de una relación entre la exposición y el desarrollo de enfermedades, tanto en humanos como en especies silvestres.
    • Azoles antifúngicos (incluidos los triazoles e imidazoles). Algunos datos epidemiológicos muestran efectos en bebés cuyas madres han estado expuestas a estos plaguicidas durante el embarazo, pero dichos efectos no se han vinculado a compuestos específicos.
    • Triazinas. (La atrazina y la simazina se encuentran entre los herbicidas más utilizados). Se han observado problemas de desarrollo sexual en ranas silvestres procedentes de zonas contaminadas. Los efectos en los mamíferos todavía están por determinar.
     
  •  Metales pesados.
    • El metilmercurio actúa sobre el sistema endocrino de varias formas.
    • El plomo ejerce una acción endocrina al estimular la producción de la hormona tiroidea TSH en la pituitaria.
    • En el caso del cadmio, algunos estudios epidemiológicos han establecido una débil correlación entre la exposición en el ámbito laboral y el cáncer de mama. También hay pruebas que relacionan el cadmio con otros efectos sanitarios en hombres y mujeres. Sus efectos en las especies silvestres no se han estudiado lo suficiente.
  • Otras sustancias químicas. En la última década, numerosas sustancias químicas y grupos de sustancias nuevos han aflorado como riesgos potenciales. En lo que respecta a los filtros UV de los productos de protección solar y los almizcles artificiales, presentes en muchos productos cosméticos y de cuidado personal, sus efectos no se han demostrado directamente en humanos, pero en algunos casos existen pruebas procedentes de estudios realizados con animales e in vitro

¿Cuáles son las principales recomendaciones del informe?

El informe formula las siguientes seis recomendaciones para la Comisión Europea:

  1. incorporar métodos de prueba validados y reconocidos internacionalmente a las pruebas e información exigidos para la regulación;
  2. elaborar documentos adicionales de orientación para la interpretación de los datos de las pruebas; 
  3. plantearse la creación de una categoría reglamentaria independiente para los “alteradores endocrinos (AE)”; 
  4. desarrollar procedimientos de ponderación de las pruebas para tratar los datos disponibles sopesando los criterios de “efectos adversos” y ”modo de acción” en paralelo, pero sin aplicar dichos criterios secuencialmente para excluir sustancias de la evaluación; 
  5. examinar la potencia junto con otros criterios, como la toxicidad, la especificidad, la gravedad y la irreversibilidad como parte de un procedimiento de ponderación de las pruebas, en lugar de aplicarla como criterio único;  
  6. crear categorías reglamentarias que favorezcan la generación de los datos necesarios, incluyendo métodos de prueba no validados, más allá del marco conceptual de la OCDE. 

Referencias:
Highlights prepared by GreenFacts of the report “State of the Art Assessment of Endocrine Disruptors” which presents the results of a project commissioned by the European Commission, DG Environment
 ec.europa.eu/environment/chemicals/endocrine/pdf/sota_edc_final_report.pdf
and its updated annex on the state of the science on endocrine disrupters :
 ec.europa.eu/environment/chemicals/endocrine/pdf/annex1_summary_state_of_science.pdf

FacebookTwitterEmail
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa