Idiomas:

Alteradores Endocrinos

2. ¿Cómo actúan los Alteradores Endocrinos?

  • 2.1 ¿Cuáles son los mecanismos de acción de las SAE?
  • 2.2 ¿En qué momento de la vida pueden actuar las SAE?
  • 2.3 ¿Qué relación existe entre la dosis de SAE y sus efectos?

2.1 ¿Cuáles son los mecanismos de acción de las SAE?

Las investigaciones demuestran claramente que las sustancias alteradores endocrinas (SAE) pueden actuar de varias maneras en distintas partes del cuerpo. La mayoría de los estudios se han centrado en la influencia de las SAE sobre los receptores hormonales, las partes de las células diana sobre las cuales se fijan las hormonas para desencadenar un efecto. Al ocupar los mismos sitios receptores en las células diana, las SAE pueden simular el efecto de una hormona o bloquear su acción.

Igualmente importantes son otras acciones de las SAE como la alteración de la producción, del transporte o de la descomposición de las hormonas. Sin embargo, en la mayoría de los estudios en que se muestra una relación entre exposición a las SAE y efectos nocivos, los mecanismos de los alteradores endocrinos siguen siendo mal entendidos.

Por lo tanto, es difícil establecer la distinción entre efectos directos e indirectos. Así, deben de tomarse precauciones si queremos anticipar los efectos sobre las especies salvajes o sobre el ser humano, en el mundo 'real', a partir de resultados de estudios de laboratorio. Además, si se trata de anticipar los efectos sobre una especie a partir de observaciones sobre otra, es importante conocer las similitudes y las diferencias entre los sistemas endocrinos de las diferentes especies animales y el de los humanos.

Hará falta una combinación de observaciones (datos epidemiológicos y de laboratorio) para entender las situaciones en las cuales la exposición a las SAE pueda afectar a los sistemas endocrinos. Más en inglés…

2.2 ¿En qué momento de la vida pueden actuar las SAE?

A pesar de la falta de información exhaustiva sobre el mecanismo de acción de las sustancias alteradoras endocrinas (SAE), se sabe que existen etapas específicas en el ciclo de vida animal o humano en que el organismo es vulnerable a los alteradores endocrinos.

Lo que sabemos hoy en día es que:

  • la exposición a las SAE durante las primeras fases de desarrollo del sistema endocrino, por ejemplo en el útero o durante la infancia, puede alterar de manera permanente su funcionamiento o sus reacciones a diversas señales en el cuerpo;
  • la exposición a las SAE en la edad adulta puede no provocar efectos significativos dada la mayor capacidad de adaptación del organismo;
  • una misma exposición a las SAE puede provocar efectos que varían en función de las distintas etapas del ciclo de vida o incluso de la estación del año; e
  • interacciones entre distintas partes del sistema endocrino pueden resultar en efectos que el conocimiento actual no permite anticipar. Éstos podrían en ocasiones occurrir en partes imprevistas del cuerpo.

Existe un amplio conocimiento acerca de las respuestas hormonales en el ámbito molecular, pero poco se conoce acerca de cómo estos cambios moleculares puedan afectar a la salud. Mientras que no se disponga de tal información, seguirá siendo difícil y controvertido la atribución de efectos nocivos a las SAE. Más en inglés…

2.3 ¿Qué relación existe entre la dosis de SAE y sus efectos?

Quizás, la cuestión más controvertida sea la de saber qué nivel de exposición es necesario para que una sustancia alteradora endocrina (SAE) pueda producir un efecto. Dicha controversia es en parte debida al mecanismo de acción de las SAE, que consiste a menudo en simular o contrarrestar las acciones de las hormonas segregadas naturalmente por el cuerpo. Estas hormonas naturales son en muchos casos más potentes que cualquier SAE exógena y están presentes en el cuerpo a niveles que ya influyen sobre las funciones biológicas.

Se puede argumentar que, dado que las SAE se añadirían a éstas hormonas naturales, un bajo nivel de exposición podría ocasionar efectos adicionales medibles sobre las funciones biológicas. En otras palabras, es posible que no hubiera ningún umbral a la acción de las SAE, es decir, que cualquier exposición, por muy pequeña que fuese, podría desencadenar un efecto.

Los estudios sobre los efectos de bajas dosis de SAE en animales de laboratorio son muy controvertidos y objeto de investigaciones intensivas. Científicos de distintos laboratorios no siempre han sido capaces de obtener los mismos resultados a bajas dosis. Se trata también de saber si los métodos de ensayo son suficientemente sólidos para detectar efectos a bajas dosis.

Del mismo modo, los efectos de sinergia también son objeto de controversia. Se trata de establecer si una exposición simultánea a varias SAE, a acciones similares, causa efectos más importantes que la suma de sus acciones individuales. De nuevo, los científicos de distintos laboratorios no han sido capaces de obtener los mismos resultados utilizando combinaciones de SAE.

El momento de exposición, tanto para los seres humanos como para los animales, es también un factor importante en el tipo de respuesta del cuerpo a distintas dosis, afectando al desarrollo, a la reproducción, cáncer, al sistema inmunológico y al sistema nervioso.

Actualmente, no se pueden sacar conclusiones definitivas sobre los efectos a bajas dosis. Los investigadores siguen considerando esta posibilidad. Más en inglés…


FacebookTwitterEmailDescargar (11 páginas, 0.2 MB)
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa

Video