Idiomas:

Alteradores Endocrinos

4. ¿Afectan los Alteradores Endocrinos a la salud?

  • 4.1 ¿Qué efectos pueden acarrear las SAE sobre la reproducción humana?
  • 4.2 ¿Qué otros efectos pueden acarrear las Sustancias Alteradoras Endocrinas?
  • 4.3 ¿Causan cáncer las Sustancias Alteradoras Endocrinas?
  • 4.4 ¿Qué otros factores han de tenerse en cuenta con respecto a la salud?

Actualmente, no hay pruebas sólidas de que las sustancias alteradores endocrinas (SAE) presentes en el medioambiente causen problemas de salud a bajos niveles de exposición. Sin embargo, el hecho de que un alto nivel de sustancias químicas pueda perjudicar la salud humana mediante interferencias con el sistema endocrino está dando motivo de preocupación sobre los posibles efectos perjudiciales de las SAE. Incrementos en la frecuencia de ciertas enfermedades que afectan al sistema reproductivo de los hombres y de las mujeres, ha hecho que se susciten también preguntas sobre la relación entre estas enfermedades y las SAE. La dificultad en encontrar pruebas concluyentes sobre la situación a escala global se agrava cuando los investigadores intentan comparar e integrar datos sobre las tendencias en la salud a partir de fuentes diferentes, recopiladas en momentos distintos y, en muchos casos, usando diferentes métodos bajo condiciones variables.

Otro problema mayor es la falta de información sobre la exposición a las SAE durante los períodos críticos de las primeras etapas del desarrollo humano, que influyen en el funcionamiento ulterior del cuerpo. Además, la cantidad y los impactos de las hormonas que producimos de modo natural en nuestro cuerpo son en general más importantes que los de las sustancias exógenas. Sin embargo, si se tiene en cuenta la influencia conocida de las hormonas endógenas y exógenas sobre numerosos procesos, es plausible, desde un punto de vista biológico, que la exposición a las SAE pueda perjudicar ciertas funciones fisiológicas como los sistemas reproductivo y del desarrollo. Por consiguiente, a pesar de las dificultades e incertidumbres, el posible papel que juega la exposición a las SAE en cuanto a efectos adversos sobre la salud sigue siendo preocupante. Los ejemplos en la pregunta 4.1. ilustran estas preocupaciones. Más en inglés…

4.1 ¿Qué efectos pueden acarrear las SAE sobre la reproducción humana?

4.1.1 Sobre la reproducción:

  • Calidad del esperma: en diversos países, varios estudios indican una disminución de la calidad del esperma desde los años 30. Esta reducción, en términos de número de espermatozoides, proporción de espermatozoides normales o volumen de semen, podría esperarse que afectara a la fertilidad. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con estos resultados. Así, otros estudios rechazan esta tendencia a la baja en la calidad del esperma humano. Aunque no haya una disminución global de la calidad del esperma, sí que se dan claras variaciones tanto dentro de los países como entre ellos. A partir de lo que se sabe sobre el desarrollo de los testículos y su funcionamiento, es plausible que las sustancias químicas activas en el sistema endocrino puedan tener un impacto sobre la calidad del esperma. Pero, hasta ahora, ninguna investigación ha estudiado la relación entre la exposición a las sustancias alteradoras endocrinas y la calidad del esperma.
  • Fertilidad: algunos estudios sobre animales de laboratorio y sobre humanos han indicado que una exposición en el ámbito profesional o en el medioambiente a altos niveles de ciertas sustancias, como los pesticidas y los PCBs, puede perjudicar la fertilidad e incrementar el número de abortos espontáneos. Sin embargo, todo vinculo con una alteración endocrina sigue siendo una especulación.
  • Proporción de nacimientos varón-mujer: en algunas regiones y países, se ha observado que nacen menos varones que mujeres. Existen pruebas de que estos cambios son achacables a influencias exógenas y no identificadas, pero no se sabe si los alteradores endocrinos tienen algo que ver.
  • Malformaciones de los órganos sexuales masculinos: se ha observado un incremento de malformaciones congénitas en los órganos sexuales masculinos. Las malformaciones son la criptorquidia, que ocurre cuando los testículos se quedan dentro del abdomen en vez de descender, y la hipospadia, un defecto por el cual la abertura se sitúa en la parte inferior del pene y no en el extremo. No se ha estudiado el posible papel de la exposición a las SAE en estas malformaciones humanas. Sin embargo, los estudios sobre animales de laboratorio demuestran claramente que un cierto número de SAE puede alterar el desarrollo del sistema reproductivo masculino.

Más en inglés…

4.1.2 Endometriosis: es una enfermedad que afecta a las mujeres, y que consiste en el crecimiento del tejido uterino en otra zonas del abdomen además de en el útero, causando dolor e infertilidad. Los estrógenos hacen empeorar la enfermedad. Algunos estudios han establecido una relación entre la endometriosis y la exposición a SAE, como las dioxinas. Sin embargo, estos resultados son discutibles. Más en inglés…

4.1.3 Pubertad precoz: algunos estudios dan motivo de preocupación sobre la posible influencia de las SAE en el momento de llegada de la pubertad, o del proceso de maduración sexual. Así, estudios sobre poblaciones indican que la pubertad ocurre cada vez más temprano, pero falta por clarificar las razones y el papel de otros factores, como la alimentación. Más en inglés…

4.2 ¿Qué otros efectos pueden acarrear las Sustancias Alteradoras Endocrinas?

4.2.1 Funcionamiento del sistema nervioso: los resultados de los estudios sobre humanos y animales de laboratorio indican claramente que la exposición a ciertas sustancias alteradoras endocrinas (SAE) como los PCBs, particularmente antes del nacimiento, puede perjudicar el desarrollo del sistema nervioso, la función neuroendocrina y el comportamiento. Algunos de los efectos perjudiciales parecen deberse a trastornos de la función tiroidea o de las sustancias que transportan mensajes entre las neuronas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, no se ha demostrado que estos efectos procedan de la alteración endocrina. Efectos similares pueden ser causados por la exposición a sustancias que influyen sobre el desarrollo neurológico, pero que no tienen una acción conocida sobre el sistema endocrino. Más en inglés…

4.2.2 Función inmunitaria: el sistema inmunitario protege al organismo de las infecciones y está involucrado en las reacciones alérgicas. Ha sido demostrado que la exposición a sustancias químicas presentes en el medio ambiente, incluyendo SAE como los DES, un potente estrógeno sintético, los PCBs y las dioxinas, puede alterar el sistema inmunitario de los humanos y animales. Pero sigue siendo incierto si ésto occurre a través de una alteración endocrina. Más en inglés…

4.3 ¿Causan cáncer las Sustancias Alteradoras Endocrinas?

4.3.1 Cáncer: se ha observado un incremento en la frecuencia de ciertos cánceres en muchos países industrializados, afectando a partes del cuerpo que son vulnerables desde un punto de vista hormonal. Aunque la mejora de los métodos de detección de los cánceres puede justificar parte de dichos incrementos aparentes, ha sido sugerido que una exposición generalizada de la población a las sustancias alteradoras endocrinas (SAE) podría perjudicar a la salud. En este sentido, un argumento es que estos incrementos están relacionado temporalmente con el aumento en la utilización y emisión de sustancias químicas industriales al medioambiente. Más en inglés…

4.3.2 Cáncer de mama: numerosos estudios han analizado si las SAE presentes en el medioambiente, en particular los contaminantes organoclorados, como el DDT o los PCBs, pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama en la mujeres, pero las pruebas científicas actuales no apoyan tal conclusión. Todos los estudios presentan una misma debilidad, al medir los niveles actuales de las SAE en las mujeres, con o sin cáncer de mama, sin tener en cuenta que se carece de datos sobre la exposición durante otros períodos importantes de sus vidas, como en el útero, su infancia o la adolescencia. Los contaminantes organoclorados se encontraban de manera más generalizada a mediados del siglo XX, de modo que la ausencia de información sobre estas exposiciones es un problema mayor. Más en inglés…

4.3.3 Cáncer Endometrial: existen muy pocos estudios sobre la relación entre el cáncer endometrial, que afecta a la pared uterina, y la exposición a las SAE. Aunque se sabe que una exposición a los estrógenos aumenta el riesgo de este cáncer, el número de mujeres que lo están desarrollando permanece constante. Los pocos estudios experimentales y sobre humanos disponibles sobre el tema no han conseguido establecer una relación entre las SAE y el cáncer endometrial. Más en inglés…

4.3.4 Cáncer de testículos: el cáncer de testículos es el más frecuente entre los hombres jóvenes. Varios países han detectado un incremento de este tipo de cáncer, pero con tasas muy variables. Los primeros incrementos se dieron hacia el año 1910 en los países nórdicos, aún más temprano en Inglaterra y el país de Gales, lo que significa que no deben atribuirse sólo a los productos químicos introducidos desde la mitad del siglo XX en adelante. Algunas observaciones sugieren que malformaciones de los órganos sexuales masculinos (ver 4.1.) pueden ser vinculadas al cáncer de testículos, porque presentan una distribución geográfica similar y porque podrían tener un origen común si los niveles de hormonas sexuales se ven alterados durante las primeras etapas del desarrollo. Sin embargo, ningún estudio ha analizado la relación entre el cáncer de testículos y la exposición a las SAE durante los períodos críticos del desarrollo. Más en inglés…

4.3.5 Cáncer de próstata: el cáncer de próstata se da principalmente en hombres mayores, siendo el cáncer masculino más común. Una gran parte del incremento del cáncer de próstata se debe a la mejora de los métodos de diagnóstico. Se sabe que las hormonas sexuales masculinas ocasionan un crecimiento de los cánceres de próstata mientras que los estrógenos provocan su reducción. Algunos estudios limitados han vinculado la exposición a ciertos pesticidas y organoclorados con los incrementos en la frecuencia del cáncer de próstata. Otros estudios no han hallado una relación entre la exposición a las SAE y esta forma de cáncer. Más en inglés…

4.3.6 Cáncer de tiroides: estudios sobre animales de laboratorio han demostrado que algunos productos químicos, como ciertos pesticidas, pueden alterar la parte del cerebro que controla la liberación de hormonas tiroideas o acelerar el ritmo de destrucción de las mismas en el hígado, causando de ese modo llagas tiroideas. Sin embargo, por ahora no se ha demostrado una relación entre la exposición a las SAE y el cáncer de tiroides en los humanos. Más en inglés…

4.4 ¿Qué otros factores han de tenerse en cuenta con respecto a la salud?

Tres tipos de observaciones han de ser tenidas en cuenta al intentar llegar a conclusiones provisionales sobre las SAE y la salud humana hoy en día:

  • Conocimiento sobre las hormonas y el sistema endocrino: en general, la plausibilidad biológica de que algunas funciones humanas se vean perjudicadas como resultado de una exposición a las SAE parece sólida, en particular en lo que se refiere a la reproducción y al desarrollo;
  • Pruebas en otras especies: los efectos adversos observados en la fauna y en animales de laboratorio expuestos a las SAE dan motivo de preocupación sobre posibles efectos similares en los humanos;
  • Pruebas en los humanos: los cambios en ciertas tendencias de la salud son también lo suficientemente preocupantes como para hacer de este tema una prioridad en la investigación.

Hace falta investigar tanto los mecanismos de alteración endocrina como los demás. Sobre todo, se necesitan estudiar los vínculos entre la exposición a bajos niveles de SAE presentes en el medioambiente y sus efectos sobre la salud humana. Más en inglés…


FacebookTwitterEmailDescargar (11 páginas, 0.2 MB)
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa

Video