Idiomas:
Inicio » Mercurio » Nivel 3 » Pregunta 2

Mercurio

2. ¿Qué efectos tiene el mercurio sobre la salud de las personas?

  • 2.1 ¿Cuáles son los efectos potenciales del mercurio sobre la salud?
  • 2.2 ¿Cómo estamos expuestos al mercurio?
  • 2.3 ¿Qué niveles de mercurio podrían causar daños?
  • 2.4 ¿Cuán grandes son los riesgos planteados por el mercurio hoy en día?
    • 2.4.1 Evaluación del riesgo global
    • 2.4.2 Riesgo planteado por el pescado contaminado

2.1 ¿Cuáles son los efectos potenciales del mercurio sobre la salud?

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

La toxicidad del mercurio depende de su forma química y, por lo tanto, los síntomas y signos varían según se trate de exposición al mercurio elemental, a los compuestos inorgánicos de mercurio, o a los compuestos orgánicos de mercurio (en particular los compuestos de alquilmercurio como sales de metilmercurio y etilmercurio, y el dimetilmercurio). Las fuentes de exposición también varían notablemente de una a otra forma de mercurio. En cuanto a los compuestos de alquilmercurio, de los cuales el metilmercurio es, con mucho, el más importante, la fuente de exposición más significativa es la dieta, particularmente la dieta a base de pescados y mariscos. En el caso del vapor de mercurio elemental, la fuente más importante para la población en general son las amalgamas dentales, pero a veces la exposición en el ambiente de trabajo puede ser muchas veces mayor. En lo que respecta a compuestos inorgánicos de mercurio, los alimentos constituyen la fuente más importante para la mayoría de la gente. Sin embargo, para ciertos segmentos de la población, el uso de cremas y jabones a base de mercurio para aclarar la piel, y el uso de mercurio con propósitos culturales/rituales o en medicina tradicional, también puede conducir a la exposición a mercurio inorgánico o elemental.

Aunque es bien sabido que el mercurio y sus compuestos son sustancias sumamente tóxicas cuyos efectos potenciales deben ser detenidamente estudiados, el grado de toxicidad de estas sustancias, sobre todo la del metilmercurio, está actualmente en discusión. Las investigaciones de la última década muestran que los efectos tóxicos pueden generarse a concentraciones más bajas, y que podrían afectar a más población mundial de lo que se había pensado. Como los mecanismos de ciertos efectos tóxicos sutiles - y la demostración de su existencia- son cuestiones sumamente complejas, todavía no se ha llegado a comprender en su totalidad este problema.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 3, párrafos 53 y 54

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 3: Toxicology 

2.1.1 Metilmercurio

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

Entre los compuestos orgánicos de mercurio, el metilmercurio ocupa un lugar especial porque mucha población está expuesta a él, y su toxicidad está mejor caracterizada que la de otros compuestos orgánicos de mercurio. Se considera que, dentro del grupo de los compuestos orgánicos de mercurio, los compuestos de alquilmercurio (en particular, etilmercurio y metilmercurio) son similares en cuanto a toxicidad (además, ambos han sido utilizados como plaguicidas). En cambio, otros compuestos orgánicos de mercurio, como el fenilmercurio, se asemejan más al mercurio inorgánico en lo que respecta a toxicidad.

El metilmercurio es un neurotóxico muy bien documentado, que puede provocar efectos perjudiciales particularmente en el cerebro en formación. Además, este compuesto traspasa con facilidad la barrera placentaria y la barrera hermatoencefálica; por eso es muy preocupante la exposición durante el embarazo. Asimismo, algunos estudios indican que incluso un pequeño aumento en la exposición al metilmercurio puede causar efectos perjudiciales en el sistema cardiovascular y un incremento en la mortalidad. Considerando la importancia de las enfermedades cardiovasculares en todo el mundo, estos resultados, aunque no estén confirmados, sugieren que las exposiciones al metilmercurio requieren más atención y un seguimiento adicional. Además, basándose en su evaluación general, el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (International Agency for Research on Cancer, IARC, 1993) considera que los compuestos de metilmercurio pueden ser carcinógenos para los seres humanos (grupo 2B).

El metilmercurio puede formarse en el medio ambiente por metabolismo micróbico (procesos bióticos), por ejemplo, por efecto de ciertas bacterias, así como por procesos químicos que no implican a organismos vivos (procesos abióticos). Sin embargo, se suele considerar que su formación en la naturaleza se debe sobre todo a procesos bióticos. En la actualidad no se conocen fuentes antropógenas (generadas por seres humanos) directas de metilmercurio, aunque antiguamente las hubo. Sin embargo, y de forma indirecta, las liberaciones antropógenas contribuyen a los niveles de metilmercurio en el medio ambiente por su transformación a partir de otras formas. Un ejemplo de liberación directa de compuestos orgánicos de mercurio es el caso de envenenamiento por metilmercurio en Minamata en los años 1950, cuando se vertieron en esa bahía subproductos orgánicos de mercurio resultado de la producción industrial de acetaldehído. También se conocen casos de envenenamiento en Irak debido a que las semillas de trigo utilizado para preparar pan habían sido tratadas con recubrimiento fitosanitario a base de compuestos inorgánicos de mercurio. Hay, además, investigaciones recientes que demuestran que en los vertederos de desechos urbanos (Lindberg et al., 2001) y las plantas de tratamiento de aguas residuales (Sommar et al, 1999) pueden ocurrir liberaciones directas de metilmercurio, pero no se puede determinar todavía la importancia general de esta fuente.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 3, párrafos 55 y 56; y Capítulo 2, párrafo 47.

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 3: Toxicology 

Más detalles en inglés sobre: En la evaluación del PNUMA:
efectos y síntomas típicos tras la exposición al metilmercurio Capítulo 3, sección 3.2 , especialmente párrafo 208 y siguientes
El episodio de envenenamiento por metilmercurio en Minamata (Japón) Capítulo 3, sección 3.2 , especialmente párrafo 217 y siguientes

2.1.2 Mercurio elemental

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

La vía principal de exposición al mercurio elemental es por inhalación de sus vapores. Cerca del 80% de los vapores inhalados es absorbido por los tejidos pulmonares. Este vapor también penetra con facilidad la barrera de sangre del cerebro y su neurotoxicidad está bien documentada. La absorción intestinal de mercurio elemental es baja. El mercurio elemental puede oxidarse en los tejidos corporales a la forma divalente inorgánica.

Se han observado trastornos neurológicos y de comportamiento en seres humanos tras inhalación de vapor de mercurio elemental. Algunos de los síntomas son: temblores, labilidad emocional, insomnio, pérdida de la memoria, cambios en el sistema neuromuscular y dolores de cabeza. Se han observado asimismo efectos en el riñón y la tiroides. Las exposiciones altas también han ocasionado mortalidad. En cuanto a carcinogenicidad, la evaluación general del IARC (1993) concluye que el mercurio metálico y los compuestos inorgánicos de mercurio no son clasificables en cuanto a carcinogenicidad para los seres humanos (grupo 3). Por consiguiente, los efectos neurotóxicos, como la inducción de temblores, podrían constituir el efecto crítico que sirva de base para la evaluación de riesgos. También deberían considerarse los efectos en riñones (conducto renal), pues son el punto de destino crítico en lo que a exposición a compuestos inorgánicos de mercurio se refiere. Puede que el efecto sea reversible, pero como la exposición de la población general tiende a ser continua, el efecto puede seguir siendo relevante.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 3, párrafos 57 y 58

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 3: Toxicology 

2.2 ¿Cómo estamos expuestos al mercurio?

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

Como ya se ha mencionado, la población general está expuesta al metilmercurio principalmente por la dieta (en particular de pescado), y a los vapores de mercurio elemental por las amalgamas dentales. Puede haber otras contribuciones considerables a la ingesta de mercurio total vía aire y agua, según la carga local de contaminación por mercurio. Asimismo, el uso personal de cremas y jabones para aclarar la piel, el uso del mercurio para usos religiosos, culturales y rituales, la presencia de mercurio en algunos medicamentos tradicionales (por ejemplo en algunos remedios tradicionales de Asia) y el mercurio en hogares y lugares de trabajo pueden aumentar sustancialmente la exposición humana. Por ejemplo, ha habido incrementos en los niveles de mercurio en el aire de los hogares por filtraciones de mercurio de medidores de gas viejos, así como otros derrames. Además, se han observado niveles elevados de mercurio en ambientes de trabajo como, por ejemplo, en plantas de cloro-álcali, minas de mercurio, fábricas de termómetros, refinerías y clínicas dentales, así como en la minería y elaboración de oro extraído con mercurio. Otras exposiciones son ocasionadas por el uso de timerosal/tiomersal (tiosalicilato de etilmercurio) como conservador en algunas vacunas y otros productos farmacéuticos. Hoy en día, los impactos del mercurio relacionados con la contaminación local, la exposición en el trabajo, ciertas prácticas culturales y rituales y algunos medicamentos tradicionales pueden variar considerablemente de uno a otro país o región, y son notables en algunas regiones.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 4, párrafo 63

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 4: Current mercury exposure and risk evaluations for human health 

2.3 ¿Qué niveles de mercurio podrían causar daños?

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

Para poner en perspectiva el nivel de exposiciones al metilmercurio, la dosis de referencia (DdR) estimada por el Consejo Nacional de Investigación (National Research Council, NRC, 2000) de los Estados Unidos para el efecto perjudicial más comúnmente aceptado como no letal (efectos en el desarrollo neuronal) es de 58 microgramos por litro ( g/l) de mercurio total en sangre del cordón umbilical (o de 10 microgramos por gramo ( g/g) de mercurio total en el pelo de la madre), según datos del estudio de las Islas Faroe sobre exposiciones de seres humanos al mercurio (Grandjean et al, 1997). Este valor de DdR es el límite inferior de confianza, de 95%, para el nivel de exposición que hace que se duplique una prevalencia de 5% en la disfunción neurológica (retrasos en el desarrollo de la atención, memoria verbal y lenguaje) en niños expuestos in-utero según el estudio de las Islas Faroe. Éstos son los niveles en tejidos que se estimaron a partir de una ingesta diaria promedio de aproximadamente 1 g de metilmercurio por kilogramo de peso corporal al día (1 g/kg de peso corporal por día)."

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 3, párrafo 59

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 3: Toxicology 

Guidelines for maximum mercury concentrations in fish and consumption advice vary somewhat among the European countries. In 2001, a group of European scientists evaluated the risks from mercury exposure in Europe and presented their view in this regard in their "Position Paper on Mercury" (Pirrone et al., 2001). Regarding methylmercury, they recommended that the US EPA reference dose should apply in Europe also(…).

Fuente y ©: PNUMA Global Mercury Assessment report, Summary of the Report, 
Chapter 4: current mercury exposures and risk evaluations for humans, párrafo 273

In a recent assessment of all studies on the exposure-response relationship between inhaled mercury vapour and adverse health effects, IPCS concluded that several studies consistently demonstrate subtle effects on the central nervous system in long-term occupational exposures to mercury vapour at exposure levels of approximately 20 µg/m3 or higher (OMS/IPCS, 2002).

Fuente y ©: PNUMA Global Mercury Assessment report, Summary of the Report, 
Chapter 3: Toxicology, párrafo 234

Se han detectado otros efectos perjudiciales en seres humanos, pero con menos fiabilidad o a exposiciones mucho mayores. En cuanto al metilmercurio, se han observado efectos en el sistema nervioso adulto, enfermedades cardiovasculares, en la incidencia de cáncer y en la genotoxicidad. Además, se han detectado efectos en la variabilidad del ritmo cardíaco en niños de siete anos de edad con exposición prenatal así como en la mortalidad cardiovascular en adultos. En el caso del mercurio elemental y los compuestos inorgánicos de mercurio, se han observado los siguientes efectos: en la excreción de proteínas de bajo peso molecular, enzimas asociadas con el funcionamiento de la tiroides, en los índices de abortos espontáneos, genotoxicidad, sistema respiratorio, sistema (digestivo) gastrointestinal, hígado, sistema inmunológico y la piel.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 3, párrafo 60

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 3: Toxicology 

Más detalles en inglés sobre: En la evaluación del PNUMA:
La exposición a vapores de mercurio elemental procedentes de amalgamas dentales Capítulo 4, sección 4.3 , párrafo 284

2.4 ¿Cuán grandes son los riesgos planteados por el mercurio hoy en día?

    • 2.4.1 Evaluación del riesgo global
    • 2.4.2 Riesgo planteado por el pescado contaminado

2.4.1 Evaluación del riesgo global

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

En este capítulo [4.2 de la evaluación completa] se ilustran las exposiciones al mercurio total y al metilmercurio, principalmente por dieta a base de pescado, pero también por otras fuentes, con datos de diversas partes del mundo: Suecia, Finlandia, Estados Unidos de Norteamérica, el Ártico, Japón, China, Indonesia, Papua Nueva Guinea, Tailandia, República de Corea, Filipinas, la cuenca del Amazonas y Guyana Francesa. Por ejemplo, en Estados Unidos, en un estudio de un grupo representativo de aproximadamente 1,700 mujeres (de 16 a 49 años), para los años 1999-2000, cerca del 8% de las mujeres tenía concentraciones de mercurio en sangre y pelo que rebasaban los niveles de la dosis de referencia de la US EPA (una estimación de dosis inocua). Como se muestra en el capítulo, los datos indican que, por lo regular, en Groenlandia, Japón y otras regiones las exposiciones son más elevadas que en los Estados Unidos.

En algunos de estos países y regiones, las deposiciones locales y regionales de mercurio han incidido durante años en los niveles de contaminación por mercurio, y durante las últimas décadas se han tomado medidas para reducir las emisiones nacionales. Sin embargo, las emisiones de mercurio se propagan a largas distancias, en la atmósfera y los océanos, lo que significa que incluso países con emisiones mínimas de mercurio y áreas alejadas de la intensa actividad humana pueden verse afectados. Por ejemplo, en las regiones árticas, tan alejadas de las fuentes importantes, se ha observado una exposición elevada al mercurio.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 4, párrafo 64 y 65

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 4: Current mercury exposure and risk evaluations for human health 

2.4.2 Riesgo planteado por el pescado contaminado

El documento fuente empleado en este Dosier dice:

En muchas partes del mundo, el pescado es un elemento importantísimo de la dieta humana, y proporciona nutrientes (proteínas y ácidos grasos omega-3, entre otros) difícilmente sustituibles. El mercurio representa una amenaza importante para esta alimentación. Ciertamente, en igualdad de demás factores, el pescado con niveles bajos de metilmercurio es intrínsecamente más saludable para los consumidores que el pescado con niveles más altos de metilmercurio.

Hay escasas pruebas de laboratorio que sugieren que algunos componentes dietarios pueden reducir (por ej., selenio, vitamina E, ácidos grasos omega-3) o incrementar (por ej., alcohol) la toxicidad del mercurio para algunos puntos de destino. Sin embargo, por ahora no se pueden extraer conclusiones de los datos existentes.

Algunos países y organismos internacionales han presentado datos sobre concentraciones de mercurio en peces. Además, en las publicaciones científicas se mencionan muchas investigaciones sobre niveles de mercurio en peces. El capítulo contiene un resumen de los datos presentados que ofrecen ejemplos de concentraciones de mercurio en peces de diversos lugares del mundo. Las concentraciones de mercurio en varias especies de peces van de 0.05 a 1.4 miligramos de mercurio por kilogramo de tejido de pez (mg/kg), dependiendo de factores como el pH y el potencial redox del agua, así como de la especie, edad y tamaño del pez. Como el mercurio se biomagnifica en la cadena alimentaria acuática, los peces que se encuentran más arriba de la cadena alimentaria (en un nivel trófico superior) suelen tener niveles mayores de mercurio. Por eso, los peces depredadores más grandes, como la caballa gigante, lucio, tiburón, sierra, lucioperca americana, barracuda, atún grande (que hay que distinguirlo del atún pequeño que se utiliza para conserva), pez espada y marlín, así como las focas y ballenas dentadas, contienen las concentraciones más altas. Los datos existentes indican que el mercurio está presente en todo el mundo (especialmente en peces) en concentraciones perjudiciales para los seres humanos y la flora y fauna silvestres. Tales niveles han ocasionado que en algunos países se formulen recomendaciones sobre el consumo de pescado y, en algunos casos, de mamíferos marinos, para que la población, sobre todo los subgrupos vulnerables (como mujeres embarazadas y niños pequeños) reduzca o evite el consumo de ciertos tipos de pescado provenientes de distintas aguas. No es probable que el consumo moderado de pescado (con niveles bajos de mercurio) ocasione exposiciones de consideración. En cambio, la población que consume grandes cantidades de pescados o mamíferos marinos contaminados puede quedar muy expuesta al mercurio y, por consiguiente, se encuentra en riesgo.

Fuente y ©: PNUMA  Resumen en español de la Evaluación Mundial sobre el Mercurio,
Capítulo 3 y 4, párrafos 61, 62 y 66

Para más información, véase el documento completo en inglés
Chapter 4: Current mercury exposure and risk evaluations for human health 


FacebookTwitterEmail
TemasVersión impresa