Idiomas:
Inicio » SIDA » Nivel 2 » Pregunta 6

SIDA Situación y desafíos de la epidemia

6. Qué estrategias recomienda ONUSIDA para detener el avance del SIDA?

  • 6.1 Recomendación #1: Mantener y aumentar el compromiso y liderazgo político
  • 6.2 Recomendación #2: Mantener y aumentar la financiación
  • 6.3 Recomendación #3: Combatir enérgicamente la estigmatización y la discriminación relacionadas con el SIDA.
Madre seropositiva y su hija, Ucrania
Madre seropositiva y su hija, Ucrania
Fuente: UNAIDS/WHO/V

El SIDA es un problema excepcional que implica une respuesta igual de excepcional. Durante los últimos 25 años, cerca de 65 millones de personas han contraído el VIH, y alrededor de 25 millones de personas han fallecido por enfermedades relacionadas con el SIDA. Hoy en día, cerca de 40 millones de personas son seropositivas, de los cuales una amplia mayoría ignoran que están infectados.

Nota: los datos están basados en estimaciones realizadas en 2005 que han sido revisadas en 2007. Ver el  informe ONUSIDA 2007 para las últimas estimaciones.

Ahora bien, los esfuerzos considerables que se han llevado a cabo desde 2001 son insuficientes y los progresos son irregulares, tanto dentro como entre los países y las regiones. Para poder frenar, detener y revertir la epidemia, los países, en lugar de gestionar únicamente las situaciones de crisis, deberían establecer planes nacionales a largo plazo para luchar contra el SIDA.

ONUSIDA ofrece una serie de recomendaciones. Más en inglés…

6.1 Recomendación #1: Mantener y aumentar el compromiso y liderazgo político

El SIDA es una cuestión de extrema importancia a nivel nacional; por ello, los Gobiernos y jefes de Estado deben mostrarse activos y sinceros en cuanto a su compromiso a la hora de poner en práctica estrategias que impliquen a diversos sectores.

Los países deben integrar los programas de lucha contra el SIDA en sus planes generales de desarrollo, con el apoyo total y activo de la sociedad civil y del sector privado, asegurando la plena responsabilidad financiera de todas las entidades colaboradoras y la transparencia de los informes sobre los progresos realizados en los diferentes países o regiones. Más en inglés…

6.2 Recomendación #2: Mantener y aumentar la financiación

Aunque el gasto mundial destinado al SIDA haya aumentado considerablemente, los fondos disponibles actualmente sólo representan un tercio de la suma necesaria para enfrentarse a la expansión de esta epidemia en los próximos años.

Los gobiernos nacionales y los donantes internacionales deberían incrementar sustancialmente los fondos destinados a la lucha contra el SIDA a través del Fondo Mundial y otros mecanismos. Los Gobiernos, especialmente en los países de ingresos medios, deberían seguir esforzándose para asegurar que una parte importante de los fondos utilizados en su país provienen de su propio presupuesto nacional. Los fondos recaudados deberán utilizarse de la forma más eficaz y eficiente posible, de manera que sirva a las personas más necesitadas, coordinando los esfuerzos nacionales en torno a un sólo marco de actuación consensuado sobre el SIDA, con una sola autoridad coordinadora nacional y un sólo sistema consensuado de seguimiento y evaluación a nivel nacional.

Se requieren enfoques innovadores, como la creación de nuevos mecanismos de financiación internacional, para asegurar que los fondos destinados a la lucha contra el SIDA estén disponibles en el futuro con el fin de obtener una respuesta mucho más firme frente a la epidemia. Más en inglés…

6.3 Recomendación #3: Combatir enérgicamente la estigmatización y la discriminación relacionadas con el SIDA.

Para detener la pandemia de SIDA, es fundamental modificar las normas sociales, las actitudes y los comportamientos que contribuyen a su propagación. Los Gobiernos y todos los sectores de la sociedad deberán fomentar medidas contra la discriminación y estigmatización relacionadas con el SIDA. Además, deberán abordarse cuestiones como la emancipación de la mujer, la homofobia, la percepción hacia los profesionales del sexo y los consumidores de drogas intravenosas, así como las normas sociales que afectan a los comportamiento sexuales, incluyendo las que contribuyen a mantener a las mujeres y las niñas en un estado social inferior y de impotencia.

Por esta razón, es fundamental promulgar, divulgar y aplicar leyes y políticas que protejan a las mujeres y niñas frente a la discriminación y la violencia sexual, así como luchar contra la discriminación de aquellas personas que se consideran más expuestas a contraer el VIH, como los profesionales del sexo, los consumidores de drogas intravenosas y los hombres que tienen relaciones homosexuales. Además, es necesario que las mujeres estén representadas adecuadamente tanto en la formulación de políticas como en la toma de decisiones sobre el SIDA.

Para reducir la estigmatización relacionada con el VIH, también es fundamental enfrentar o eliminar los obstáculos que impiden el acceso universal a la educación, como las tasas académicas, los uniformes escolares obligatorios o el precio de los libros de texto. Más en inglés…


FacebookTwitterEmailDescargar (22 páginas, 0.5 MB)
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa

Video