Idiomas:
Inicio » SIDA » Nivel 2 » Pregunta 8

SIDA Situación y desafíos de la epidemia

8. Conclusiones sobre los avances en la lucha contra el SIDA

    En 2001, los dirigentes de 189 países reconocieron, de manera unánime, que el SIDA constituye una de las crisis más graves de la historia humana, y acordaron tomar medidas, tanto a nivel nacional como internacional, para detener la epidemia. Asimismo, se adoptó la Declaración de compromiso sobre el VIH/SIDA para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de detener y comenzar a revertir la epidemia en 2015. También se comprometieron a alcanzar unos objetivos específicos como, por ejemplo, en términos de financiación, información juvenil y acceso al tratamiento.

    Un estudio que recogía todos los esfuerzos realizados entre 2001 y 2005 reveló que:

    • Se han producido grandes avances en la lucha contra el SIDA, pero los progresos varían mucho entre países y regiones. En algunos países, el acceso al tratamiento ha mejorado significativamente, pero los programas de prevención no son adecuados. En otros, la proporción de personas seropositivas está disminuyendo, pero los avances relativos al acceso al tratamiento siguen siendo lentos. Sólo algunos países han conseguido alcanzar los objetivos claves establecidos para 2005.
    • En la mayoría de los países, existe una sólida base para construir una respuesta eficaz al VIH, y van creciendo el compromiso político y la colaboración a nivel nacional. El volumen de fondos estatales destinados a la lucha contra el SIDA ha aumentado de forma considerable. Actualmente, el acceso al tratamiento, las pruebas de detección y al asesoramiento han mejorado mucho. Un mayor número de jóvenes han recibido informaciones sobre el VIH y el SIDA desde sus centros educativos y, actualmente, la sangre proveniente de las transfusiones se analiza de forma rutinaria en la mayoría de países.
    • Sin embargo, la lucha contra el SIDA sigue presentando deficiencias:

      • Los programas de prevención no alcanzan suficientemente a los grupos de mayor riesgo. Por ejemplo, en 2005, menos del 50% de los jóvenes estaban bien informados sobre el VIH, mientras que sólo el 9% de los hombres que tienen relaciones homosexuales y menos del 20% de los consumidores de drogas intravenosas recibían algún tipo de servicio de prevención del VIH. Sólo el 9% de las mujeres infectadas embarazadas recibieron medicamentos antirretrovirales.
      • Los 15 millones de niños huérfanos a causa del SIDA y los otros millones de niños que se han vuelto vulnerables a causa de la epidemia no reciben los cuidados y el apoyo adecuados.
      • Las personas seropositivas sufren la estigmatización y discriminación.
      • La mitad de los países ejecutan políticas que interfieren con los programas de prevención y cuidado.
    • La respuesta mundial frente al SIDA tiene que ser mucho más fuerte, más estratégica y mejor coordinada, para poder alcanzar los objetivos establecidos para 2010.

    Hoy en día, el mundo dispone de los medios necesarios para comenzar a revertir la epidemia, pero, para conseguirlo, se requerirá una voluntad sin precedentes por parte de todos los actores que participan en la respuesta mundial, incluyendo el mantenimiento de los esfuerzos a largo plazo. Más en inglés…


    FacebookTwitterEmailDescargar (22 páginas, 0.5 MB)
    TemasVersión impresa