Idiomas:
Inicio » Ecosistemas » Nivel 2 » Pregunta 4

Cambios en los ecosistemas

4. ¿Cuáles son los factores más críticos que causan cambios en los ecosistemas?

  • 4.1 ¿Qué es un "generador de cambio" y cómo afecta a los ecosistemas?
  • 4.2 ¿Cuáles son los generadores de cambio indirectos y cómo están modificandose?
  • 4.3 ¿Cuáles son los generadores de cambio directos que alteran los servicios de los ecosistemas?

4.1 ¿Qué es un "generador de cambio" y cómo afecta a los ecosistemas?

Se conoce como generadores de cambio a aquellos factores naturales o inducidos por el ser humano que causan directa o indirectamente un cambio en un ecosistema.

Los generadores de cambio que afectan a los servicios de los ecosistemas y al bienestar humano van desde el ámbito local hasta el mundial y pueden ser inmediatos o darse incluso a largo plazo. Esto hace que tanto su evaluación como su gestión sean complejas . Los cambios climáticos pueden operar a escala mundial o regional mientras que los cambios políticos pueden operar a escala nacional o municipal. Los cambios socioculturales se dan generalmente de forma lenta, en una escala de tiempo de décadas, mientras que los cambios económicos tienden a darse más rápidamente. Como consecuencia de esta dependencia espacial y temporal de los generadores de cambio, las fuerzas que parecen ser más importantes en un lugar y momento determinados, pueden no ser las más importantes en otras escalas geográficas o de tiempo. Más en inglés…

4.2 ¿Cuáles son los generadores de cambio indirectos y cómo están modificandose?

4.2.1 Las fuerzas de cambio son casi siempre múltiples e interactivas, de manera que difícilmente existe un vínculo directo entre una fuerza de cambio en particular y determinado cambio en el ecosistema. Estos son los cinco generadores de cambio indirectos principales que influyen en los ecosistemas y sus servicios:

  • Cambio en la población: comprende el crecimiento de la población y la emigración. La población mundial se ha duplicado durante los últimos 40 años, alcanzando los 6000 millones de personas en 2000. La mayor parte de este crecimiento se ha dado en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, en la actualidad, algunos de estos países presentan tasas de crecimiento de la población muy bajas, mientras que algunos países con importantes ingresos presentan tasas altas debido a la inmigración.
  • Cambio en la actividad económica: la actividad economica mundial ha aumentado hasta casi 7 veces su nivel de hace 50 años. A medida que aumentan los ingresos per cápita, crece la demanda de servicios de muchos ecosistemas y también cambia la estructura de consumo. La proporción de ingresos que se dedican a la alimentación, por ejemplo, disminuye frente a los que se dedican a bienes industriales o a servicios.
  • Factores sociopolíticos: estos factores comprenden los procesos de toma de decisiones y el grado de participación pública en ellos. La evolución hacia instituciones democráticas durante los últimos 50 años ha ayudado a fortalecer a las comunidades locales. También ha habido un aumento en el número de acuerdos medioambientales multilaterales.
  • Factores culturales y religiosos: en este contexto, la cultura puede definirse como los valores, creencias y normas compartidas por un grupo de personas. Condiciona las percepciones que los individuos tienen del mundo y sugiere líneas de actuación que pueden tener impactos importantes sobre otros generadores de cambio como, por ejemplo, el comportamiento de consumo.
  • Ciencia y tecnología: el siglo XX fue testigo de enormes avances en la comprensión de cómo funciona el mundo y en las aplicaciones técnicas de ese conocimiento. Gran parte del aumento de la producción agrícola durante los últimos 40 años se debe al aumento de producción por hectárea más que a un aumento del área cultivada. Al mismo tiempo, los avances tecnológicos también pueden conducir a una degradación de los servicios de los ecosistemas. Los avances en las tecnologías de pesca, por ejemplo, han contribuido de manera significativa a la merma de reservas marinas de peces.

Más en inglés…

4.2.2 El crecimiento económico y el consumo de servicios de los ecosistemas ya no están tan íntimamente ligados como lo estuvieron en el pasado. En general, el empleo de dichos servicios ha crecido mucho menos que el PIB durante las últimas cinco décadas. Esto refleja no sólo un cambio en las estructuras económicas sino también un aumento del uso eficiente de tales servicios y de la disponibilidad de sustitutos. Sin embargo, el consumo de energía y materiales continúa creciendo en términos absolutos ya que el crecimiento de la demanda es más rápido que el crecimiento de la eficiencia.

El comercio de los servicios de los ecosistemas amplifica los efectos de gobernanza, legislación y gestión, tanto los buenos como los malos. El incremento del comercio puede acelerar la degradación de tales servicios en los países exportadores si sus sistemas políticos, legislativos y de gestión son inadecuados. El comercio internacional es una fuente importante de plusvalía económica ya que permite sacar provecho ventajas comparativas y acelera la difusión de tecnologías y prácticas más eficientes.

El crecimiento demográfico y el económico en centros urbanos han ido aumentando las presiones sobre los ecosistemas. Sin embargo, los asentamientos urbanos densos se consideran una carga menos pesada para el medioambiente que la diseminación urbana o suburbana. Además, las presiones sobre algunos ecosistemas han sido reducidas significativamente gracias al desplazamiento de poblaciones a zonas urbanas, lo que incluso ha permitido la reforestación de algunas zonas en países industrializados. Más en inglés…

4.3 ¿Cuáles son los generadores de cambio directos que alteran los servicios de los ecosistemas?

Algunos de los generadores de cambio directos más importantes son la alteración de hábitats, el cambio climático, las especies invasoras, la sobreexplotación y la contaminación. Ahora, la mayoría de los generadores de cambio directos que modifican los ecosistemas y la biodiversidad permanecen constantes o están intensificándose en la mayoría de los ecosistemas (véase la figura 4.3). Más en inglés…

4.3.1 Durante los últimos 50 años, los generadores de cambio directos más importantes han sido:

  • En los ecosistemas terrestres: la modificación de la cobertura de la tierra, principalmente mediante la transformación en tierras de cultivo, y la aplicación de nuevas tecnologías que contribuyen al suministro creciente de alimentos, madera y fibras. Solo las áreas inadecuadas para el cultivo de plantas, como son los desiertos, los bosques boreales y la tundra permanecen bastante inalteradas por el ser humano.
  • En los ecosistemas marinos: la pesca. Cerca de la mitad de los bancos de pesca marinos explotados con fines comerciales de los que se tiene información están completamente explotados y sin posibilidad de aumentar las capturas. El impacto de la pesca ha sido particularmente importante en áreas costeras pero ahora también está afectando a la alta mar.
  • En los ecosistemas de agua dulce: los cambios en régimenes de agua, como por ejemplo los que se derivan de la construcción de grandes presas; las especies invasoras, que pueden conducir a la extinción de especies; y a la contaminación, como por ejemplo por elevados niveles de nutrientes.

Los ecosistemas costeros se ven afectados por diversos generadores de cambio directos. En todo el mundo, cerca del 40% de la población vive en la estrecha franja de tierra que dista menos de 50 Km. del océano. Las presiones de la pesca en esos sistemas están vinculadas a todo un abanico de generadores de cambio como la contaminación de origen terrestre, fluvial y oceánico, la pérdida de hábitats, las especies invasoras y la emisión de nutrientes. La mayor amenaza de los sistemas costeros es la transformación de sus hábitats por la diseminación urbana en la costa, el desarrollo de complejos hoteleros y puertos, la acuicultura y la industrialización. Más en inglés…

4.3.2 Durante las últimas cuatro décadas, los excesivos niveles de nutrientes en el suelo y el agua se han convertido en uno de los más importantes generadores de cambio directos de la alteración de ecosistemas terrestres, de agua dulce y marinos (véase la tabla 4.1). El empleo de fertilizantes puede aumentar la productividad de las cosechas pero se dan importantes efectos adversos en otros ecosistemas. La excesiva carga de nutrientes en sistemas de agua dulce o en sistemas marinos costeros puede conducir a un crecimiento excesivo de plantas y algas (proceso conocido como eutrofización) y a otros cambios indeseables en los ecosistemas. Esto, a su vez, puede reducir o eliminar las poblaciones de peces, aumentar la aparición de microbios, aumentar el coste del proceso de purificación del agua y degradar servicios culturales al impedir que la gente pueda bañarse, pescar o disfrutar de los lagos de cualquier otra forma. Otros efectos de la carga de nutrientes son la contaminación del aire, la emisión de gases de efecto invernadero y la reducción de la capa de ozono.

El clima ha cambiado durante el siglo pasado: la temperatura mundial ha aumentado en alrededor de 0,6° C, los patrones de precipitación han sido alterados y el nivel medio del mar ha subido entre 10 y 20 cm. Estos cambios ya han tenido un impacto observable en los ecosistemas y se espera que sigan a lo largo del siglo XXI. Entre los efectos del cambio climático en los ecosistemas están las modificaciones en la distribución de las especies, el tamaño de las poblaciones y las épocas de reproducción o migración, así como un aumento en el brote de epidemias y enfermedades. Más en inglés…


FacebookTwitterEmailDescargar (79 páginas, 1.7 MB)
TemasVersión impresa