Idiomas:
Inicio » Agricultura » Nivel 2 » Pregunta 10

Agricultura y desarrollo

10. Conclusión: ¿Cuáles son las posibilidades de acción?

  • 10.1 Reducir la pobreza y mejorar los medios de subsistencia rurales
  • 10.2 Mejorar la seguridad alimentaria
  • 10.3 Hacer un uso sostenible de los recursos naturales
  • 10.4 Mejorar la salud humana
  • 10.5 Lograr mayor equidad en la agricultura

10.1 Reducir la pobreza y mejorar los medios de subsistencia rurales

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

Agricultural sustainability means maintaining productivity while protecting the natural resource base


© Alicia Jo McMahan

10.1.1 Acciones posibles

Para alcanzar los objetivos de desarrollo y sostenibilidad y responder a nuevas prioridades y circunstancias cambiantes se requiere un cambio fundamental en los CCTA [Conocimientos, Ciencia y Tecnología Agrícolas], que abarque la ciencia, la tecnología, las políticas, las instituciones, el fortalecimiento de la capacidad y la inversión. Con ese cambio se reconocería y atribuiría más importancia a la multifuncionalidad de la agricultura, teniendo en cuenta la complejidad de los sistemas agropecuarios en contextos sociales y ecológicos diversos. Se precisarían nuevos acuerdos institucionales y organizativos para promover un enfoque integrado del desarrollo y la difusión de CCTA. Se reconocería, asimismo, a las comunidades agrícolas, las familias campesinas y los granjeros como productores y gestores de los ecosistemas. Este cambio puede requerir una modificación en los sistemas de incentivos para que todos los interlocutores de la cadena de valor internalicen tantos factores externos como sea posible. En términos de objetivos de desarrollo y sostenibilidad, estos cambios normativos e institucionales deberían estar principalmente orientados a las personas menos favorecidas por enfoques anteriores de los CCTA, es decir, los agricultores con pocos recursos, las mujeres y las minorías étnicas. Esa evolución dependería también de la medida en que los agricultores pequeños puedan encontrar empleos no agrícolas remunerados y ayudar a estimular el crecimiento general de la economía. Las explotaciones medianas y grandes siguen siendo objetivos importantes y de rendimiento elevado de los CCTA, especialmente en el ámbito de la utilización sostenible de la tierra y los sistemas alimentarios.

Es importante evaluar los impactos ambientales, sanitarios y sociales potenciales de cualquier tecnología y aplicar los marcos normativos apropiados. Los CCTA pueden contribuir a mejorar radicalmente la seguridad alimentaria y fortalecer los resultados sociales y económicos de los sistemas agrícolas como base para una subsistencia rural y comunitaria sostenible y un desarrollo económico más amplio. Puede ayudar a rehabilitar tierras empobrecidas, reducir los riesgos ambientales y sanitarios asociados a la producción y el consumo de alimentos y aumentar la producción de manera sostenible.

A fin de obtener resultados satisfactorios, se requeriría una mayor inversión pública y privada en CCTA, el desarrollo de políticas e instituciones de respaldo, la revalorización de los conocimientos tradicionales y locales y un enfoque interdisciplinario, holístico y basado en los sistemas con respecto a la generación y puesta en común de los conocimientos. El éxito depende también de la medida en que los acontecimientos internacionales impulsen la prioridad asignada a los objetivos de desarrollo y sostenibilidad, y de la disponibilidad del financiamiento y el personal competente necesarios.

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

10.1.2 Pobreza y subsistencia

Algunas opciones importantes para mejorar la subsistencia de las comunidades rurales consisten en aumentar el acceso de los agricultores pequeños a la tierra y recursos económicos, así como a mercados urbanos locales y de exportación remunerativos, y en aumentar el valor añadido y el valor conseguido localmente por los pequeños agricultores y los jornaleros. Una herramienta útil para alcanzar los objetivos de desarrollo y sostenibilidad reside en habilitar a los agricultores para que gestionen el suelo, los recursos hídricos y biológicos, las plagas, los vectores de enfermedades y la diversidad genética de manera innovadora y conserven los recursos naturales de una forma adecuada desde el punto de vista cultural. La combinación de los conocimientos de los agricultores con los conocimientos del exterior requeriría nuevas asociaciones de agricultores, científicos y otras partes interesadas.

Las opciones normativas para mejorar los medios de subsistencia incluyen el acceso al microcrédito y otros servicios financieros; marcos normativos que garanticen el acceso a los recursos y la tierra y la tenencia de los mismos; el recurso a una resolución justa de las controversias, y la evolución progresiva de los regímenes de derechos de propiedad intelectual e instrumentos conexos, y la participación activa en ellos. Se necesitan avances que afiancen la confianza y que valoren los conocimientos de los agricultores y la biodiversidad agrícola y natural; las plantas medicinales gestionadas por los agricultores, los sistemas locales de semillas y los regímenes comunes de gestión de los recursos. Cada una de estas opciones, cuando se pone en práctica a nivel local, depende de mecanismos regionales y nacionales que garanticen la rendición de cuentas. Otras opciones para aumentar los precios internos en la explotación agrícola para los pequeños productores incluyen las políticas fiscal y de competencia, un mayor acceso a los CCTA, enfoques comerciales novedosos y un mayor poder político.

Source & ©: IAASTD,  Resumen del Informe de síntesis, p. 8-10

10.2 Mejorar la seguridad alimentaria

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

Seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria [se da] cuando todas las personas tienen en todo momento el acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfacen sus necesidades y sus preferencias alimentarias para llevar una vida activa y sana (FAO, El estado de la inseguridad alimentaria, 2001).

La soberanía alimentaria se define como el derecho de los pueblos y de los estados soberanos a determinar democráticamente sus propias políticas agrarias y alimentarias.

Las estrategias de seguridad alimentaria requieren una combinación de enfoques de los CCTA, incluidos el desarrollo de la gestión de reservas alimentarias, sistemas eficaces de datos de mercado y de alerta temprana, seguimiento y distribución. Las medidas de producción crean las condiciones para la seguridad alimentaria, pero ha de tenerse también en cuenta el acceso de las personas a los alimentos (mediante la producción propia, el intercambio y derechos públicos) y su capacidad de absorber los nutrientes consumidos (gracias a un acceso adecuado a agua y saneamiento, una nutrición suficiente e información en materia de nutrición) a fin de alcanzar plenamente la seguridad alimentaria.

Los CCTA pueden aumentar la producción agrícola sostenible difundiendo el empleo de los CCTA locales y estructurados para desarrollar y utilizar variedades adecuadas obtenidas por selección y adaptables a las condiciones específicas de cada lugar; aumentando el acceso a los recursos; mejorando la gestión y la conservación del suelo, el agua y los nutrientes; luchando contra las plagas antes y después de las cosechas, e incrementando la diversificación de las pequeñas explotaciones agrícolas. Las opciones de política para hacer frente a la seguridad alimentaria incluyen el desarrollo de cultivos subutilizados de valor elevado en zonas de secano; el aumento de toda la variedad de exportaciones e importaciones agrícolas, incluidos los productos orgánicos y de comercio justo; la reducción de los costos de las transacciones para los productores pequeños; el fortalecimiento de los mercados locales; las redes de seguridad alimentaria; la promoción del agroseguro, y la mejora de la seguridad y la calidad de los alimentos. Los choques de precios y los fenómenos climáticos extremos requieren un sistema mundial de seguimiento e intervención para predecir con suficiente antelación las grandes penurias alimentarias y las hambrunas inducidas por los precios.

Las inversiones en CCTA pueden contribuir a aumentar la productividad sostenible de los principales alimentos de subsistencia, como los cultivos huérfanos y subutilizados, que suelen ser producidos y consumidos por personas pobres. Las inversiones podrían dirigirse también a cambios institucionales y políticas capaces de mejorar el acceso de los pobres a los alimentos, la tierra, el agua, las semillas, el germoplasma y tecnologías mejoradas.

Source & ©: IAASTD,  Resumen del Informe de síntesis, p. 10-11

10.3 Hacer un uso sostenible de los recursos naturales

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

Sostenibilidad ambiental

Es necesario disponer de sistemas de CCTA para fortalecer la sostenibilidad al mismo tiempo que se mantiene la productividad de manera que se proteja la base de recursos naturales y el abastecimiento ecológico de los sistemas agropecuarios. Entre las opciones posibles figuran la mejora de la eficiencia de los nutrientes, la energía, el agua y el uso de la tierra; la mejora de los conocimientos sobre la dinámica suelo-planta-agua; el aumento de la diversificación de las explotaciones; el apoyo a los sistemas agroecológicos y el fortalecimiento de la conservación y el empleo de la biodiversidad tanto en los campos como en el paisaje; la promoción de una gestión sostenible del ganado, los bosques y los recursos pesqueros; la mejora de los conocimientos sobre el funcionamiento agroecológico de los mosaicos de zonas de producción de cultivos y hábitats naturales; la lucha contra los efectos de la agricultura en el cambio climático, y la atenuación de los impactos negativos del cambio climático en la agricultura.

Las opciones normativas comprenden la eliminación de los subsidios que fomentan prácticas insostenibles y la utilización de los mecanismos de mercado u otra índole para regular y generar estímulos financieros para los servicios agroambientales, una gestión más acertada de los recursos naturales y una calidad ambiental mayor. Algunos ejemplos son los incentivos tendentes a promover la LICP [Lucha Integrada Contra las Plagas] y una gestión ambientalmente resistente del germoplasma, el pago a los agricultores y a las comunidades locales por los servicios del ecosistema, la facilitación y el suministro de incentivos para mercados alternativos como los productos ecológicos, la certificación de prácticas forestales y pesqueras sostenibles, y la agricultura orgánica, así como el fortalecimiento de los mercados locales. Los derechos y la tenencia a largo plazo para la utilización de la tierra y del agua, las medidas de reducción del riesgo (redes de protección social, financiamiento, seguros, etc.) y la rentabilidad de la tecnología recomendada son condiciones indispensables para la adopción de prácticas sostenibles. Se necesitan regímenes y modos de administración de los recursos de uso común que se basen en enfoques participativos y democráticos.

Las oportunidades de inversión en CCTA que podrían mejorar la sostenibilidad y reducir los efectos ambientales negativos incluyen las tecnologías de conservación de los recursos; la utilización de técnicas mejoradas para sistemas orgánicos y que requieran pocos insumos; una amplia variedad de técnicas de mejora genética para alcanzar mayor tolerancia térmica y a las plagas; la investigación de la relación de los servicios de los ecosistemas agrícolas y el bienestar humano; valoraciones económicas y no económicas de los servicios de ecosistemas; el aumento de la eficiencia en el uso del agua y la reducción de la contaminación del agua; biocontroles de las plagas y los agentes patógenos nuevos y ya existentes; sustitutos biológicos para los productos agroquímicos, y la reducción de la dependencia del sector agrícola de los combustibles fósiles.

Source & ©: IAASTD,  Resumen del Informe de síntesis, p. 11-12

10.4 Mejorar la salud humana

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

Salud humana y nutrición

Las interrelaciones entre la salud, la nutrición, la agricultura y los CCTA influyen en la capacidad de las personas, las comunidades y las naciones para alcanzar los objetivos de sostenibilidad. Esas interrelaciones se dan en un contexto en el que existen numerosos factores de perturbación que inciden en la salud de la población. Se necesita un enfoque amplio e integrado para identificar el empleo adecuado de los CCTA para aumentar la seguridad y la inocuidad de los alimentos, disminuir la incidencia y la prevalencia de una serie de enfermedades infecciosas (incluidas las enfermedades emergentes y reemergentes como el paludismo, la gripe aviar, el VIH/SIDA y otras) y crónicas, y reducir la exposición, las lesiones y las muertes en el trabajo. Mediante sistemas agrícolas y de salud pública, detección veterinaria, vigilancia, supervisión e intervención sólidos se puede identificar la verdadera carga de morbilidad y determinar estrategias y medidas eficaces en relación con los costos que favorecen la salud. Se requieren inversiones adicionales para mantener y mejorar los sistemas y las reglamentaciones actuales.

  • La seguridad alimentaria puede mejorarse mediante el fomento de medidas y programas tendentes a diversificar la dieta y mejorar la ingesta de micronutrientes, así como el desarrollo y la aplicación de tecnología existente o nueva para producir, procesar, conservar y distribuir alimentos.
  • La inocuidad de los alimentos puede mejorarse mediante sistemas nacionales e internacionales de inocuidad de los alimentos que sean eficaces, coordinados y dinámicos a fin de garantizar la salud de los animales, las plantas y los seres humanos, por ejemplo con inversiones en infraestructura adecuada, capacidad en salud pública y veterinaria, y marcos legislativos para identificar y combatir los peligros biológicos y químicos, así como las asociaciones entre agricultores y científicos para determinar, hacer seguimiento y evaluar los riesgos.
  • La carga de enfermedades infecciosas puede disminuirse fortaleciendo la coordinación y la capacidad de los sistemas agrícola, veterinario y de salud pública, integrando políticas y programas multisectoriales a lo largo de la cadena alimentaria para reducir la propagación de enfermedades infecciosas y generando y aplicando nuevos CCTA para detectar, vigilar, atajar y tratar las enfermedades.
  • La carga de enfermedades crónicas puede reducirse mediante políticas que reconozcan explícitamente la importancia de mejorar la salud y la nutrición de las personas, incluida la normativa sobre la formulación de los productos alimentarios mediante legislación, acuerdos y normas internacionales sobre el etiquetado de los alimentos y las indicaciones de las propiedades saludables, e instaurando incentivos para la producción y el consumo de alimentos que favorezcan la salud.
  • La salud ocupacional y pública puede mejorarse mediante la elaboración y la aplicación de normativa en materia de higiene y seguridad (incluidas leyes sobre el trabajo infantil y reglamentación sobre los plaguicidas), la resolución de problemas transfronterizos, como el empleo ilícito de productos agroquímicos tóxicos, y la realización de evaluaciones sobre riesgos sanitarios que reflejen los compromisos entre la maximización de los beneficios con respecto al nivel de vida, el medio ambiente y la mejora de la salud.

Source & ©: IAASTD,  Resumen del Informe de síntesis, p. 12-13

10.5 Lograr mayor equidad en la agricultura

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

10.5.1 Equidad

A fin de que los CCTA contribuyan a una mayor equidad, es menester invertir en el desarrollo de tecnologías específicas para cada contexto y un mayor acceso de los agricultores y las personas que viven en un medio rural a formación ocupacional, escolar o no escolar. Un entorno en que la ciencia y la tecnología formales y los conocimientos locales y tradicionales se consideren como parte de un sistema de CCTA integral podría aumentar el acceso equitativo a la tecnología de una amplia gama de productores y gestores de los recursos naturales. Hay que incentivar a las entidades científicas, las universidades y las organizaciones de investigación para impulsar distintos tipos de asociaciones de CCTA. Las principales opciones incluyen el acceso a los recursos naturales y su uso equitativos (en particular la tierra y el agua), sistemas de incentivos y recompensas por la multifuncionalidad, incluidos los servicios de los ecosistemas, y una respuesta a la vulnerabilidad de las comunidades y los trabajadores agrícolas. La reforma de la gestión de los CCTA y las organizaciones afines reviste, asimismo, importancia dado el papel fundamental que pueden desempeñar en la mejora de los conocimientos científicos a nivel comunitario, la descentralización de oportunidades tecnológicas y la integración de las preocupaciones de los agricultores en el establecimiento de las prioridades de investigación y el diseño de servicios para los mismos. La mejora de la equidad requiere sinergia entre diversos interlocutores del ámbito del desarrollo, incluidos los agricultores, los jornaleros, la banca, las organizaciones de la sociedad civil, las sociedades mercantiles y los organismos públicos. La participación de los interesados es también crucial en las decisiones sobre los derechos de propiedad intelectual, infraestructura, aranceles y la internalización de los costos sociales y ambientales. Con nuevas modalidades de gestión para desarrollar redes locales innovadoras y una gestión descentralizada, que se centren en los productores pequeños y en los pobres de las zonas urbanas (agricultura urbana, vínculos directos entre los consumidores urbanos y los productores rurales), será posible crear y fortalecer capacidades sinérgicas y complementarias.

Las inversiones preferenciales en desarrollo equitativo (por ejemplo, en alfabetización, educación y formación) que contribuyan a reducir las disparidades étnicas, de género o de otro tipo permitirían avanzar hacia el logro de los objetivos de desarrollo. La cuantificación de la rentabilidad de las inversiones requiere índices que aporten más información que el PIB y que tengan en cuenta los beneficios ambientales y de equidad. El empleo de índices de desigualdad para seleccionar las inversiones en CCTA y el seguimiento de los resultados fortalece la rendición de cuentas. Por ejemplo, podría utilizarse el coeficiente de Gini como criterio público para la evaluación de las políticas, además de las medidas más convencionales de crecimiento, inflación y medio ambiente.

Source & ©: IAASTD,  Resumen del Informe de síntesis, p. 13-14

El resumen del Informe de Síntesis de la IAASTD establece:

10.5.2 Inversiones

La consecución de los objetivos de desarrollo y sostenibilidad entrañaría un aumento de los fondos y la diversificación de los mecanismos de financiamiento de la investigación y el desarrollo en el ámbito de la agricultura y los sistemas conexos de conocimientos, tales como:

  • Inversiones públicas en bienes públicos mundiales, regionales, nacionales y locales; seguridad e inocuidad de los alimentos, cambio climático y sostenibilidad. El empleo más eficiente de tierras, agua y recursos biológicos cada vez más escasos requiere inversiones en investigación y el desarrollo de capacidades jurídicas y gerenciales.
  • Las inversiones públicas en sistemas de conocimientos agrícolas para fomentar redes interactivas de conocimientos (agricultores, científicos, empresarios e interlocutores de otras áreas de conocimiento); mejora del acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC); ciencias de la ecología, la evolución, la alimentación, la nutrición, la sociedad y sistemas complejos; interdisciplinaridad efectiva; capacidad en ciencias agrícolas básicas, y mejora de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida en el sistema alimentario.
  • Asociaciones entre los sectores público y privado para mejorar la comercialización de tecnologías y conocimientos aplicados y financiamiento conjunto de los conocimientos, la ciencia y la tecnología agrícolas, si los riesgos de mercado son elevados y existe la posibilidad de que se utilicen ampliamente los conocimientos.
  • Incentivos y recompensas adecuados para alentar las inversiones privadas y de la sociedad civil en los conocimientos, la ciencia y la tecnología agrícolas, a fin de contribuir al logro de los objetivos de desarrollo y sostenibilidad.

En muchos países en desarrollo, puede ser necesario completar esas inversiones con otras mayores y más centradas en infraestructura rural, educación y salud.

Ante los nuevos desafíos mundiales, existe una necesidad urgente de fortalecer, reestructurar y, posiblemente, establecer nuevas redes intergubernamentales e independientes basadas en la ciencia y los datos para abordar cuestiones como la predicción climática orientada a la producción agrícola; los riesgos para la salud humana que suponen las enfermedades emergentes; la reorganización de los medios de subsistencia en respuesta a cambios en los sistemas agrícolas (desplazamientos de población); seguridad alimentaria y recursos forestales mundiales.

Source & ©: IAASTD,  Resumen del Informe de síntesis, p. 14-15


FacebookTwitterEmail
Agricultura foldout
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa