Idiomas:
Inicio » Recursos forestales » Nivel 2 » Pregunta 5

Recursos Forestales

5. ¿Cuál es el estado de salud de los bosques del planeta?

  • 5.1 ¿Qué impacto tienen los incendios forestales?
  • 5.2 ¿Cómo se ven afectados los bosques por los insectos y las epidemias?
  • 5.3 ¿Por qué otras perturbaciones pueden verse afectados los bosques?

Es necesario gestionar los bosques para reducir los riesgos y los impactos derivados de perturbaciones como incendios, contaminación atmosférica, caída de árboles por tormentas, especies invasoras, plagas, enfermedades e insectos. Las perturbaciones y sus impactos varían de un lugar a otro, incluso la definición sobre lo que constituye una perturbación varía entre los diferentes países.

Las perturbaciones de los bosques pueden tener consecuencias devastadoras, y sin embargo no siempre se declaran. Partiendo de la información disponible, este informe de evaluación se centró en tres tipos de perturbaciones:

  • Incendios forestales: Frecuentemente, el fuego queda fuera de control, destruyendo la vegetación forestal y la biomasa. Tanto la expansión agrícola incontrolada como los usos recreativos aumentan el riesgo de incendios forestales.
  • Insectos y enfermedades: Aunque los insectos y las enfermedades son una parte integrante de los bosques, las plagas pueden tener efectos perjudiciales para el crecimiento y la supervivencia de los árboles, así como para la producción y la calidad de los productos madereros y no madereros (PFNM), el hábitat de la fauna silvestre y el interés social de los bosques.
  • Otras perturbaciones (viento, nieve, hielo, inundaciones, tormentas tropicales, sequía, daños provocados por animales, etc.): las perturbaciones climáticas siempre han afectado a los ecosistemas forestales; sin embargo, en la actualidad, parece que el cambio climático mundial resultante de la actividad humana provoca que los ecosistemas forestales sean más vulnerables.

Las perturbaciones interactúan entre ellas, por ejemplo, los daños provocados por incendios o tormentas pueden propiciar plagas de insectos. Por lo tanto, deben considerarse conjuntamente. Debido a la falta de datos cuantitativos, este informe no tiene en cuenta factores de perturbación como la tala ilegal, la ocupación de tierras, las prácticas insostenibles, la contaminación y el impacto de plantas invasoras. Más en inglés…

5.1 ¿Qué impacto tienen los incendios forestales?

Los incendios, tanto los naturales como los provocados por el hombre, han sido uno de los principales factores del desarrollo y la gestión de los bosques. Aunque algunos ecosistemas forestales se han adaptado a los incendios frecuentes y se benefician de los mismos, otros resultan muy perjudicados. Cada año, millones de hectáreas forestales son pasto de las llamas, dejando a su paso víctimas humanas y animales, daños económicos y pérdida de la biodiversidad, además de liberar carbono en la atmósfera. En la actualidad, la mayor parte de los incendios forestales son provocados por el hombre, que hace un mal uso del fuego para convertir bosques en tierras agrícolas o para otros usos, para mantener tierras de pasto, obtener recursos minerales o resolver conflictos de propiedad.

Alrededor del año 2000, la superficie de bosque quemada por incendios era de al menos 277.000 km2 por año, lo que equivale aproximadamente a 1% de la superficie forestal de los 91 países que proporcionaron este dato. Además, otros 51.000 km2 de otras tierras boscosas se vieron afectadas considerablemente por los incendios. África y Asia registraron la mayor proporción de superficie forestal afectada por el fuego, mientras que la menor proporción se produjo en Europa. En muchos países de África y Oceanía no se dispuso de informaciones al respecto.

Cuadro 4.1: Área de bosque media afectada anualmente por el fuego

Entre 1990 y 2000, el promedio de superficie forestal anual afectada por los incendios aumentó en 35 países, disminuyó en 31 países y permaneció más o menos constante en 25 países. Resulta difícil identificar tendencias mundiales a partir de los datos proporcionados. Más en inglés…

5.2 ¿Cómo se ven afectados los bosques por los insectos y las epidemias?

Los problemas provocados por insectos y enfermedades (a menudo interrelacionados) han cambiado con mucha rapidez en los últimos años. La propagación de insectos y enfermedades se ha visto facilitada por la reducción de la duración de los vuelos de largo recorrido, el aumento del comercio internacional de productos agrícolas y forestales, y el intercambio de material vegetal.

Resulta complicado atribuir los daños sufridos por los bosques a insectos o enfermedades. Además, los datos disponibles se centran principalmente en la superficie forestal total afectada, y no en las causas subyacentes.

Los problemas causados por insectos y enfermedades son, frecuentemente, cíclicos o crónicos, y determinar su comienzo o su final puede resultar un verdadero desafío. Debido a estas dificultades de evaluación, unos cuantos países proporcionaron informaciones sobre plagas de insectos y epidemias.

A nivel mundial, entre 1998 y 2002, una media anual de 680.000 km2 de superficie forestal quedó afectada por los insectos y las epidemias. El país que declaró una mayor superficie afectada por los insectos fue Canadá (142.000 km2), mientras que Estados Unidos fue el país con mayor superficie afectada por enfermedades o plagas (174.000 km2). Ambos países se encuentran entre los cinco primeros en términos de superficie forestal y calidad de los sistemas de recolección de datos.

Cuadro 4.3: Área media de bosque afectada anualmente por insectos

Cuadro 4.4: Área media de bosque afectada anualmente por enfermedades

Entre 1990 y 2000, aumentaron los daños provocados por las enfermedades, mientras que disminuyeron los daños causados por insectos. Más en inglés…

5.3 ¿Por qué otras perturbaciones pueden verse afectados los bosques?

Las otras perturbaciones que afectan a los bosques incluyen factores climáticos como el viento, la nieve, el hielo, las inundaciones, las tormentas tropicales y las sequías, así como los daños causados por animales como camellos, castores, ciervos o roedores. Como la categoría “otras perturbaciones” engloba muchos factores diferentes, la información al respecto es muy irregular y no resulta comparable.

Entre 1998 y 2002, la superficie media afectada por otras perturbaciones fue de alrededor 84.000 km2 anuales [Cuadro 4.7]. El apartado "otras perturbaciones" incluye:

  • Catástrofes naturales de primer orden como huracanes, que además de provocar destrozos generalizados, pueden hacer que los bosques sean vulnerables a las plagas.
  • Presiones crónicas, tales como los animales herbívoros que se alimentan continuamente, provocando tanto daños directos a los árboles como efectos indirectos, como por ejemplo, un aumento de la compactación del suelo bajo los árboles, que provoca su declive y su muerte paulatina.

Sin embargo, se dispone de muy poca información detallada sobre estas otras perturbaciones, y los países muestran criterios divergentes sobre lo que se debe incluir en la categoría de “otras perturbaciones”. En Europa, la superficie forestal media afectada por este tipo de factores prácticamente se duplicó entre 1990 y 2000, principalmente, a causa de grandes tormentas, como las que afectaron Europa Occidental en diciembre de 1999. Más en inglés…


FacebookTwitterEmailDescargar (66 páginas, 1.0 MB)
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa

Video