Idiomas:
Inicio » Recursos forestales » Nivel 2 » Pregunta 6

Recursos Forestales

6. ¿Qué productos se obtienen de los bosques?

  • 6.1 ¿Qué proporción de bosque se ha reservado para la producción?
  • 6.2 ¿Qué cantidad madera se dispone para la explotación comercial?
  • 6.3 ¿Qué cantidad de bosque se explota?
  • 6.4 ¿Qué otros productos pueden obtenerse de los bosques?

Los bosque se gestionan cada vez más con fin de permitir diversos usos y/o de obtener diversos valores.

Los anteriores informes de evaluación ponían el acento sobre la madera de construcción, pero la definición de producción forestal se ha ampliado para acoger a otros tipos de productos forestales. Los bosques y los árboles fuera de los bosques proporcionan una amplia gama de productos, que van desde la madera de construcción y de combustión hasta alimentos (bayas, setas, etc.), forraje y otros productos forestales no madereros. Uno de los objetivos subyacentes de la gestión forestal es garantizar un abundante y valioso suministro de productos forestales a la vez que se garantiza que la producción y la recolección son sostenibles y no comprometen las opciones de gestión de las generaciones futuras. Más en inglés…

6.1 ¿Qué proporción de bosque se ha reservado para la producción?

Es posible destinar espacios forestales a la producción, ya sea mediante legislación o decisiones de gestión.

En total, alrededor de la mitad de los bosques del mundo están destinados a la producción de productos forestales (ya sea como función principal o secundaria). A escala mundial, el 34% de la superficie forestal total tiene como función principal la producción. En Europa, alrededor del 73% de la superficie forestal tiene como función principal la producción, mientras que Norteamérica tan sólo declaró un 6% (la mayoría de sus bosques están destinados a un uso múltiple).

A nivel mundial, se ha producido una ligera disminución de la superficie de bosque que tienen la producción como función principal. Algunos de estos bosques son plantaciones forestales productivas.

Cuadro 5.1: Área de bosque designada para la producción como función primaria, 2005.

Las plantaciones forestales se definen como bosques de especies introducidas o nativas, obtenidos mediante plantación o siembra, con pocas especies, una separación homogénea y árboles con los mismos años de vida.

Las plantaciones forestales productivas son plantaciones forestales destinadas principalmente al suministro de madera, fibra y productos forestales no madereros, aunque también pueden tener funciones protectoras, recreativas o de otra índole. Algunos bosques clasificados como semi-naturales contienen árboles de especies nativas que, generalmente, se explotan con fines productivos; pero como estos bosques no entran en la categoría de plantaciones forestales, no han sido incluidos en el presente análisis.

Lamentablemente, faltan informaciones sobre muchas de las pequeñas islas así como de los países de la Cuenca del Congo. Además, muchos países cuyas plantaciones se gestionan con múltiples finalidades no supieron distinguir entre funciones principalmente productivas y funciones esencialmente protectoras.

En 2005, las plantaciones forestales productivas suponían 1,09 millones de km2, es decir, el 2,8% de la superficie forestal total. Los diez países con mayor superficie de plantaciones forestales productivas representan el 73% de la superficie mundial total de plantaciones forestales productivas. China, Estados Unidos y la Federación Rusa suman en conjunto más de la mitad de las plantaciones productivas del mundo. Las zonas con la menor superficie de plantaciones forestales productivas son África, el Caribe, América Central y Asia Occidental y Central.

Exceptuando África del Norte, todas las subregiones muestran un aumento de las plantaciones forestales productivas, lo que representaba un 1,9 % de la superficie forestal total en 1990, 2,4% en 2000 y 2,8 en 2005. Sin embargo, el incremento anual varió considerablemente de una región a la otra. China, la Federación Rusa y Estados Unidos, alcanzan en conjunto el 71% del incremento anual de plantaciones forestales productivas de todo el mundo. Más en inglés…

6.2 ¿Qué cantidad madera se dispone para la explotación comercial?

El término madera en pie hace referencia a la cantidad de madera en troncos contenida en una zona forestal o arbolada determinada. Normalmente se mide en metros cúbicos sólidos (m3). La madera en pie forestal ha sido tradicionalmente un indicador clave para medir la producción de madera y la mayoría de los países lo utiliza como base para estimar la biomasa y las reservas de carbono.

Se estima que la suma total de la madera en pie a nivel mundial alcanza los 434.000 millones de m3, de los cuales el 30% se encuentran en Sudamérica. El 60% de toda la madera en pie del mundo se concentra en cinco países. Brasil, por si solo, cuenta con el 19% del total.

La madera en pie por hectárea de zona forestal es un buen indicador para medir el estado de conservación de los bosques. A nivel mundial, la media de madera en pie es de 110 m3 por hectárea (11.000 m3 por km2) y no ha sufrido variaciones significativas en los últimos 15 años.

La madera en pie comercial incluye únicamente aquellas especies potencialmente comercializables en los mercados internos e internacionales. A nivel mundial, la media de madera en pie comercial es de 202.000 millones de m3, lo que representa aproximadamente la mitad del total de la madera en pie. Europa (incluyendo a la Federación Rusa), América del Norte y Centroamérica detienen el 64% de la madera en pie comercial del planeta. En los bosques tropicales, ricos en especies, la explotación forestal suele llevarse a cabo de forma selectiva y sólo algunas especies son consideradas como comerciales. Por el contrario, en los bosques templados, donde el número de especies es mucho menor, se consideran mayoritariamente comerciales.

En conjunto, entre 1990 y 2005 ha habido un ligero descenso del total de la madera en pie. Esta disminución se debe, principalmente, a la disminución de madera en pie comercial en Europa, ya que en otras regiones sólo se han percibido pequeños cambios.

Aunque muchos Estados proporcionan datos sobre la madera en pie, la calidad de estos datos varía de un país a otro. Algunos países, que realizan periódicamente evaluaciones forestales a nivel nacional, disponen de datos muy fiables, pero muchos otros no disponen de buenos inventarios. En muchos casos, se ha utilizado una sola estimación de madera en pie por hectárea para todos los años considerados. Además, los datos iniciales sobre los cuales han basado sus estimaciones suelen estar obsoletos y no son representativos del total de los bosques de un país. Al variar la definición de madera en pie de un país al otro, su comparación se ha vuelto más difícil. Más en inglés…

Cuadro 5.7 Área de bosque y madera en pie, 2005.

Cuadro 5.8 Madera en pie comercial, 2005.

6.3 ¿Qué cantidad de bosque se explota?

El volumen de madera extraída para la producción de bienes y servicios (madera en rollo industrial) y para la producción energética (madera de combustible) también constituyen un indicador para medir la utilidad social y económica de los recursos forestales. Estas informaciones también contribuyen a controlar el uso que se hace de los bosques, al comparar el nivel real de extracción de los bosques con el nivel límite para mantener una extracción sostenible.

La extracción de árboles está influenciada por un cierto número de factores:

  • Cuestiones organizativas, tales como las obligaciones legales, el régimen de propiedad forestal, y la existencia de planes de gestión forestal.
  • Sistemas y modos de explotación de los bosques.
  • Condiciones del marco institucional específico de cada país en términos de tasa de extracción maderera, cumplimiento de la ley forestal, subsidios e incentivos así como acuerdos de concesión.
  • Cuestiones de gobernabilidad y capacidad para detectar y prevenir la explotación forestal ilegal.

En 2005, la suma global de madera extraída superó los 3.000 millones de m3, de los cuales 60% era madera industrial en rollo y 40% era madera de combustión. Otros 7 millones m3 de madera de combustión fueron recogidos en otras tierras boscosas. En las zonas de África, el Caribe, Centroamérica, así como en el Sur y Sur-Este Asiático, las extracciones son principalmente de madera de combustión destinada a la alimentación y a la calefacción. Sin embargo, en las zonas de América del Norte y Central, Este-Asiático, Europa y Oceanía las extracciones son principalmente de madera industrial en rollo.

A nivel mundial, las extracciones de madera han permanecido relativamente estables y no han sufrido cambios significativos en los últimos 15 años. De la misma forma, la proporción de la madera industrial en rollo frente a la madera de combustión (60 y 40% respectivamente) también se ha mantenido estable. Los países del este y del sur del continente africano han declarado un constante aumento de la extracción forestal: de 153 millones de m3 en 1990 han pasado a 185 millones de m3 en 2005. Los países del norte, del oeste y del centro del continente africano también han señalado un aumento constante de la cantidad de madera extraída.

En el Este Asiático se observó un declive de las extracciones forestales, principalmente debido a la prohibición de la explotación forestal en China. En el Sur y Sur-este asiático, también se contemplaron disminuciones en India, Indonesia y Malasia. Algunos países europeos también han declarado una ligera reducción de sus extracciones, principalmente debida a una disminución de las extracciones de madera de combustión en algunos países.

En escala mundial, los datos cuantitativos sobre extracciones madereras, especialmente de madera de combustión, suelen basarse en cifras de orden demográfico y estimaciones sobre el consumo y, por eso, son muy poco fiables. Además, los Estados no suelen declarar las extracciones ilegales o la recogida ilegal de madera de combustión, lo que aumentaría las cifras obtenidas. Más en inglés…

Cuadro sobre las tendencias de la madera en pie comercial

6.4 ¿Qué otros productos pueden obtenerse de los bosques?

Los productos forestales no madereros incluyen los alimentos (como bayas, setas, plantas comestibles, y animales de caza), el forraje y las plantas medicinales. Estos productos realizan una papel crucial en relación con las necesidades de subsistencia de una gran parte de la población mundial que vive en zonas forestales o sus cercanías, y les proporcionan un medio suplementario de obtener ingresos. Estos productos forestales no madereros suelen recolectarse para el consumo doméstico o para el comercio local, aunque algunos se destinan al mercado de exportación.

Entender su potencial contribución al desarrollo rural sostenible, reduciendo la pobreza y la seguridad alimentaria, requiere el manejo de unos buenos datos estadísticos. Los problemas ligados a los datos esporádicos y no fiables se agravan por la falta de un sistema de clasificación uniforme y por la existencia de unos recursos institucionales limitados. Incluso cuando las estadísticas nacionales existen, no se recopilan todas las extracciones que se realizan. Por eso, en muchos casos, las cifras obtenidas deben de valorarse a la baja. Las regiones que mejor accesibilidad a la información tienen son Asia y Europa. De hecho, Asia utiliza tradicionalmente los productos forestales no madereros, y suele incluirlos en cuentas nacionales oficiales y en las estadísticas de comercio internacional, lo que no suele ocurrir en las otras regiones. Asia cuenta con el mayor volumen de extracción de productos forestales no madereros.

Con una proporción del 74%, China es el país que más productos forestales vegetales extrae para la alimentación, especialmente semillas aceitosas, nueces y brotes de bambú. India, Corea y Paquistán son otros países asiáticos con un gran volumen de extracción destinada a la alimentación; en Europa destacan República Checa, Finlandia, Italia y Suecia; En Sudamérica, Brasil. China también representa el 72 % de las extracciones en la categoría de exudados, como el extracto de tanino o la laca en bruto. India realiza la mitad de las extracciones de materias primas vegetales destinadas a la fabricación de medicamentos o productos aromáticos. A India también le corresponde el 42% del total de las extracciones de otras plantas o productos, como hojas de tendu y laca, seguida por Brasil y Méjico. Sólo 16 países presentaron datos sobre las extracciones de forraje, pero las grandes cantidades declaradas han demostrado la importancia de esta categoría de productos. Por otra parte, en los países europeos se declararon grandes cantidades de plantas ornamentales como, por ejemplo, los árboles de Navidad. Más en inglés…

Cuadro sobre las extracciones de productos forestales no madereros


FacebookTwitterEmailDescargar (66 páginas, 1.0 MB)
TemasVersión impresa